Caminando por París con Caol

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a Buscar

14/10/2018

Festejando las vendimias

Este fin de semana, el distrito XVIII celebraba la fiesta de las vendimias. Llevaba varios años sin acercarme de este acontecimiento y tuve ganas de volver a pasear por la colina de Montmartre.

El viernes por la noche, caminé cuesta arriba por la calle del Mont-Cenis para llegar a la plaza de los pintores. Delante de la iglesia San Pedro, una alta valla metálica impedía el paso y no había otra opción que presentar los bolsos a un vigilante para acceder al recinto pomposamente bautizado “recorrido de los sabores”. Yo solo llevaba gafas, móvil y llaves así que me dejaron entrar rápidamente.
Entonces pude descubrir la amplitud de las instalaciones de casetas dedicadas a la venta de productos comestibles de todas clases. También constaté que había mucha gente, catando vino, bebiendo cervezas o probando algún bocadillo. A duras penas conseguí caminar por la calle Saint Eleuthère, antes de subir rumbo a la plaza del Sagrado Corazón y de perderme por la calle que bordea la basílica. Me costó tiempo extraerme de este sitio pero encontré una salida y seguí cuesta abajo rumbo a mi casa.

El sábado sobre las 9 de la mañana, subí otra vez hacia la zona de las casetas.
En la plaza de los pintores, varios grupos con sus trajes oficiales estaban esperando la hora del desfile, algunos tomando un café, otros caminando. En la casa de la esquina, los “Poulbots” también se estaban preparando.
En la zona de las casetas, varias instalaciones todavía estaban cerradas. Pero muchos vendedores estaban llevando mercancías extras, mientras otros empezaban a cocinar.
Luego pasé por la frutería de mi barrio y me contaron que el gran desfile ya no pasaba delante de la tienda y que salía de la calle Saint Vincent poco antes de las doce. Total, adapté el programa del día para pasar por allí.

Cuando llegué a la calle Saint Vincent, justo al lado del “Lapin agile”, ya había mucha gente, pero no tanto como en otras ocasiones. Yo pude colarme en la acera que bordea el viñedo y, desde este punto, vi pasar casi todo el cortejo.
Los “Poulbots”, los socios de “la República de Montmartre” y una larga lista de asociaciones representadas por una cantidad variable de personas. Como en otras ocasiones, los “amigos de Brouilly” estaban presentes y regalaban vino.

20181013.jpg

El desfile me pareció más corto que en otras ocasiones, pero sospechó que el recorrido desanimó a varias personas ya que desde la calle Saint Vincent, pasaba por la muy empinada calle des Saules...
Yo ya tenía mi cuenta de cuestas arriba y abajo así que no seguí el cortejo.

En el distrito XVIII organizaban otros acontecimientos como visitas guiadas o jornadas puertas abiertas. Pero preferí aprovechar estos días de tiempo veraniego para visitar otras zonas de París

7/10/2018

¡Qué cosas!

No sé si fue por la luna llena, pero estos últimos días llevaron su cuenta de desórdenes de todas clases.

Todo empezó con la crisis de agitación del “griot” que vaga por mi barrio. El hombre, impresionante por su potencia muscular, puede pasar horas bailando posado encima de una papelera urbana. Pero en otros momentos, se lía con cualquier persona y regala al vecindario el largo canto de su cólera con amenazas físicas incluidas. Últimamente, armó varios líos con el dueño de una tienda de la calle, pero la población intervino para apaciguar las cosas.

Poco después el dueño del café que se halla a treinta metros de mi casa armó un escándalo en su establecimiento, con riña, gritos y cristal roto.

El lunes, cuando salí de mi casa al amanecer, topé con un tipo que exploraba la calle con una piqueta. Confieso que no intenté entender lo que estaba haciendo y cambié de acera precipitadamente.

El martes, a la misma hora, una de las mujeres que se prostituyen en la esquina estaba gritando alguna desventura por teléfono. Sé que estas mujeres tienen una vida muy dura, pero no sirve despertar a la gente del vecindario.

Lo peor ocurrió en mi instituto.
Al llegar a su despacho, una colega topó con el cadáver del secretario general de su sindicato. Según parece, el hombre había vuelto a su despacho muy tarde el día anterior, pero nadie se percató de su presencia y nadie pudo constatar su desvanecimiento y alertar cuanto antes. Entonces empezó el largo protocolo que se aplica en este caso: SAMU, magistrado, forense, antes de llevar el cuerpo al instituto de medicina legal para practicar una autopsia.
Y al día siguiente, la dirección propuso una sesión colectiva con un psicólogo para los que lo deseaban.

Yo tengo varios colegas muy afectados por el acontecimiento e intenté ayudarlos a superar el choque. Pero mientras no conocemos las causas de la muerte, siempre quedará la sensación difusa que hubo algún fallo en la organización del instituto.

Mientras tanto, preferí marcharme unos días lejos de esta agitación.

2/09/2018

Volviendo

Ya se acabaron las semanas veraniegas de vacaciones.
Volví a París el pasado lunes y con gusto constaté que habían regado mis macetas y que la pila de facturas esperando en mi buzón no era muy importante. Entregué a la vecina de la quinta planta los quesos de cabra que me había pedido y me invitó a almorzar en su maravillosa terraza.
Por la tarde tocó llenar la nevera, arreglar los temas administrativos pendientes y pude considerar que todo estaba preparado para que pueda volver a trabajar con serenidad.

Desgraciadamente, en la oficina, me esperaba un remolino de temas pendientes obviamente urgentes y con tan solo cuatro días desapareció una gran parte del beneficio de las vacaciones.

El mejor momento de la semana fue en la tienda de bricolaje que se halla al lado de Beaubourg.
La primera visita me dio la oportunidad de descubrir la estantería en donde presentan todos los elementos necesarios para crear una lámpara a partir de cualquier trasto y encontré lo que necesitaba para hacerlo con una cerámica regateada en algún mercadillo. Mientras compraba bombillas de tipo led, me interpeló un periodista de radio y me entrevistó acerca del fin de la fabricación de las bombillas halogenas. No sé lo que fue transmitido par la radio pero por lo menos fue un rato divertido. Y para bien acabar con esta visita, pasé por las cajas automáticas y conseguí acaparar al dependiente que asista a los clientes principiantes.

Hice la segunda visita con un compañero del trabajo y curioseamos por varias secciones. Ambos militamos en el mismo sindicato y a la hora de pasar de nuevo por las cajas automáticas surgió la pregunta de quien conseguiría bloquear su caja, acto sumamente político de protesta contra la supresión de los empleos de cajeras. Mi compañero no tuvo mucho éxito pero yo necesité un tiempo infinito para escanear los dos miserables objetos del día, puse mi mochila en medio de los artículos para buscar mi cartera (lo cual bloquea el aparato), me equivoqué al teclear el código de mi visa y en vez de usar la tecla corregir use la tecla cancelar... Al final fueron casi diez minutos para dos miserables bombillas y mi compañero me concedió la victoria.

En el autobus de la mañana, ya encontré a todos los viajeros de siempre. Se acaban las obras de instalación de los carriles de bici en el bulevar Voltaire y pude, de paso, sacar una foto de un sitio tristemente famoso.

20180831.jpg

A ver si sobrevivo a la segunda semana.

5/08/2018

Canícula (2)

Seguimos con temperaturas muy altas de día como de noche y la cuestión de recuperar se vuelve cada día más complicada.
Por suerte tengo una vecina septuagenaria muy acogedora que me invitó a cenar en su improbable terraza de la quinta planta. Y si allí también la temperatura ronda los treinta grados, pasar un rato en medio de tanta vegetación resulta muy agradable.

20180731.jpg

Al día siguiente encontré algo de energía para ir caminando hacia mi instituto, pero sin pasar por las colinas del Este.
Al atravesar el canal Saint Martin, constaté que ya no había campamento de refugiados. En su lugar una garza estaba contemplando el agua, preparando alguna sesión de pesca.
Luego seguí rumbo al distrito XI para explorar algunas zonas que no conozco bien.
Curiosamente, en la calle de la Fontaine au roi, el magnífico fresco representando las manifestaciones de mayo de 2018 ya era tapado con una pintura gris tristona. Ya se sabe que el poder no acepta la crítica, pero no pensaba que esta obra de arte molestaba tanto...
Luego me perdí el micro autobús de la plaza Gambetta y seguí explorando el distrito XX, descubriendo la calle Victor Segalen y la Cité Leclaire.

El jueves hice otro recorrido por la mañana, pero el auténtico descubrimiento del día fue la tienda de los hermanos Nordin.
Ubicada en la calle del Faubourg Saint Antoine, esta tienda propone todos los productos necesarios para los ebanistas y todos los que pretenden restaurar o dar los toques finales a algún objeto de madera.
El hombre que me atendió me proporcionó muchas explicaciones acerca de la manera de obrar y cuando enseñé los productos que me había recomendado a un profesional, tuve la confirmación que era una buena elección.
Antes de marcharme de la tienda pregunté al dependiente que formación tenía para dar todos estos consejos y el hombre me confesó que hizo estudios de comercio. Pero también me dijo que se había enamorado del universo de la madera y me enseñó fotos del mueble que estaba restaurando.
Todo eso confirmó la sensación de haber encontrado un sitio precioso para todos los proyectos que tengo.

Ese mismo día encontré la tienda de mi frutero cerrada y tuve que imaginar un plan de supervivencia alimentaria.
Por suerte falta poco antes de mi secunda sesión de vacaciones.

29/07/2018

Canícula

Esta semana todos los parisinos tenían el mismo objetivo: sobrevivir a la ola de calor.
Por cierto, en algunos sitios, las temperaturas de 35 grados son muy frecuentes y la gente la pasa muy bien. Pero de momento, París no es una ciudad acondicionada para estas situaciones y son muchos los que recuerdan la canícula del 2003 y el pico de mortalidad que provocó.

En mi modesta casa, conseguir que la temperatura interior quede alrededor de 28 grados con 35 grados en mi balcón fue muy complicado. De día fue preciso cerrar y tapar las ventanas, mojar las cortinas y las sábanas, tener ropa húmeda secando y apagar todos los aparatos innecesarios. De noche tocaba regar las macetas y la moqueta del balcón, abrir las ventanas para disfrutar de cualquier aire fresquito, y aguantar la vida nocturna de la calle...
Aún así resultó dificilísimo dormir y recuperar del cansancio provocado por el calor.

Yo tengo la suerte de viajar por líneas de metros climatizadas y de trabajar en un edificio de alta calidad ambiental con aire refrigerado, y los 25 grados de los despachos resultan muy agradables. Pero también tuve la mala idea de viajar con algunos autobuses y no aguanté más de una estación.

Pero cuando no aguantas estas temperaturas, siempre queda la posibilidad de visitar algunas tiendas con aire acondicionado pero eso puede resultar muy peligroso para el presupuesto :-)

Esta ola de calor se acabó el viernes por la noche con tormenta y piedras de granizo de un centímetro… Por suerte no lastimaron las plantas de mi balcón.

Yo aproveché uno de estos días de mucho calor para pasear con una familia argentina por el centro de París.
Con gusto constaté que ya acabaron la restauración de un techo de vidrio en uno de los patios que forman parte de la galería Vivienne y ahora están restaurando la parte superior de la gran nave.

20180727.jpg

También aprecié la evolución del gran jardín que se halla al pie de San Eustaquio y la instalación de varios pulverizadores para refrescar a la gente.
Y hora toca regar una vez más mi pequeña zona verde.

- página 1 de 55