Caminando por París con Caol

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a Buscar

20/08/2017

... descansamos ...



20170820.jpg

13/08/2017

Cerrado por vacaciones

Ya llegaron las primeras semanas de Agosto y con ellas surge una tremenda proliferación de cartelitos "cerrado por vacaciones".
El panadero de la esquina desapareció hasta el fin del mes. El frutero cerró el miércoles para dos semanas. Y como si fuera poco, varios supermercados aprovecharon estas semanas veraniegas para reformar sus instalaciones.
Por suerte, la cantidad de tiendas en París es suficiente para que podamos encontrar (casi) todo lo necesario en cualquier momento.

En la oficina, los que se marcharon en julio ya volvieron y ahora a mi me tocan unas semanas de vacaciones.
¡Hasta pronto!

28/05/2017

Ansias de naturaleza

Este fin de semana tocaba aprovechar uno de los fines de semana alargados del mes de Mayo. Nos perdimos el puente del 8 de mayo por culpa de las elecciones presidenciales así que son muchos los que esperaban el puente de la Ascensión para escaparse de París y yo como los demás.

Para empazar, el jueves por la mañana, tuve que enfrentar el cierre de la línea que me lleva a la estación de trenes. La sociedad del metro consideró que mucha gente se marcharía de la capital y decidió aprovecharlo para planear algunas obras excepcionales. Por suerte hay otras líneas al lado de mi casa pero no son tan directas y cuando viajas con doce kilos de gatas, eso importa.

Cuando llegué a la estación de Bercy, constaté que había mucha gente esperando y muchos ciclistas. Pero como tenía mi asiento reservado, eso no me preocupó: puse las gatas en el portaequipaje y esperé la salida del tren.
Lo cierto es que había muchisima gente en el tren y pocos asientos libres, pero lo que más me sorprendió fue el anuncio del cobrador del tren:

"Señoras y señores, les informo que nuestro tren no puede salir porque tenemos un problema de seguridad con algunas bicis que impiden el paso. Rogamos que los viajeros que viajan con bici rumbo a Montargis bajen del tren y usen un tren de cercanías".

Ya había notado la presencia de muchos ciclistas pero no pensaba que eso se convertiría en un problema de instalación de las bicis en el tren...

Uno de los ciclistas que estaba a mi lado, desmontó su bici para dejar espacio a los demás pero eso no fue suficiente. Los cobradores seguían con su anuncio pero sobra decir que nadie aceptó cambiar de tren.

Media hora después, empezaron a explorar todos los vagones para determinar donde quedaba espacio y tras desplazar una decena de bicis, volvimos a una situación aceptable para la seguridad de todos. Total arrancamos con 45 minutos de atraso...

Las gatas aguantaron la demora y viajaron una vez más como pasajeras clandestinas.
Pero para disfrutar de unos días en un jardin soleado, merecía la pena :-)

20170528.jpg

21/08/2016

... Vacaciones ...



20160821.jpg

31/07/2016

De tiendas

El campamento de la estación Jaures cambió de forma: ya no ocupa las canchas de baloncesto pero delante del edificio de "France Terre d'Asile", se ve una alineación de personas tumbadas en la acera, con manto o saco de dormir para las más dichosas...

Otro ambiente se nota cerca de la plaza Chatelet.
Pasé cerca de la orilla del Sena y constaté que ya instalaron los equipos de París Playa. En la tienda de jardinería que visité, la gente buscaba soluciones para dejar reservas de agua a sus plantas antes de marcharse de vacaciones. Yo buscaba una maceta para uno de los cactus que tengo en la oficina. Preocupaciones obviamente a años luz de los problemas de los refugiados.

Ese día pasé por algunas tiendas cerca de la fuente de los Inocentes. Pocas veces encontré a dependientes tan despistados. El primero no conocía los colores de los zapatos de su tienda. La segunda tardó casi quince minutos para cobrar porque no controlaba bien su caja. La tercera me dijo que iba a llamar a un colega pero tardó apenas quince metros para olvidarlo.
Yo no tenía prisa y suelo adaptarme a estas situaciones. Pero entiendo que estos tratos puedan despistar a algunos turistas.

El jueves también visité el "Bazar de l'hotel de ville". Remodelaron una vez más la organización de las plantas pero encontré rapidamente lo que buscaba. Allí la gente estaba buscando ideas para decorar su casa, sin prisa pero con exigencias en cuanto a la atención de los dependientes y eso también produce un ambiente peculiar.
Luego pasé por una tienda de muebles y allí se notaba un ambiente de fin de rebajas, con productos presentados pero indisponibles y productos disponibles que no podías ver...

Volví a casa caminando.
En la parte de la calle Montmartre que se halla entre la calle Etienne Marcel y la calle de Aboukir, la sucesión de terazas de café a tope de treintañeros disfrutando del atardecer me hizo pensar que en algunas zonas, la vida parisina es muy agradable.

- página 1 de 15