Caminando por París con Caol

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a Buscar

29/07/2018

Canícula

Esta semana todos los parisinos tenían el mismo objetivo: sobrevivir a la ola de calor.
Por cierto, en algunos sitios, las temperaturas de 35 grados son muy frecuentes y la gente la pasa muy bien. Pero de momento, París no es una ciudad acondicionada para estas situaciones y son muchos los que recuerdan la canícula del 2003 y el pico de mortalidad que provocó.

En mi modesta casa, conseguir que la temperatura interior quede alrededor de 28 grados con 35 grados en mi balcón fue muy complicado. De día fue preciso cerrar y tapar las ventanas, mojar las cortinas y las sábanas, tener ropa húmeda secando y apagar todos los aparatos innecesarios. De noche tocaba regar las macetas y la moqueta del balcón, abrir las ventanas para disfrutar de cualquier aire fresquito, y aguantar la vida nocturna de la calle...
Aún así resultó dificilísimo dormir y recuperar del cansancio provocado por el calor.

Yo tengo la suerte de viajar por líneas de metros climatizadas y de trabajar en un edificio de alta calidad ambiental con aire refrigerado, y los 25 grados de los despachos resultan muy agradables. Pero también tuve la mala idea de viajar con algunos autobuses y no aguanté más de una estación.

Pero cuando no aguantas estas temperaturas, siempre queda la posibilidad de visitar algunas tiendas con aire acondicionado pero eso puede resultar muy peligroso para el presupuesto :-)

Esta ola de calor se acabó el viernes por la noche con tormenta y piedras de granizo de un centímetro… Por suerte no lastimaron las plantas de mi balcón.

Yo aproveché uno de estos días de mucho calor para pasear con una familia argentina por el centro de París.
Con gusto constaté que ya acabaron la restauración de un techo de vidrio en uno de los patios que forman parte de la galería Vivienne y ahora están restaurando la parte superior de la gran nave.

20180727.jpg

También aprecié la evolución del gran jardín que se halla al pie de San Eustaquio y la instalación de varios pulverizadores para refrescar a la gente.
Y hora toca regar una vez más mi pequeña zona verde.

6/05/2018

Manifestaciones

Después de varios días de lluvia, el clima se puso suave precisamente a partir del día internacional del trabajador.

Yo aproveché este día para caminar rumbo al Marais, dar la vuelta de la plaza de los Vosgos y contemplar las nuevas producciones artísticas que proponen las galerías. Encontré algunas cosas que me gustaron, pero no cuadraban con mi presupuesto :-)

Luego pasé por la plaza de la Bastille y seguí el recorrido de la manifestación sindical, a lo largo del puerto. Al llegar al final de esta calle, noté la presencia de varias decenas de policías en el puente Morland y preferí escabullirme rumbo a la orilla del Sena porque tuve malas sensaciones. Y las noticias de la noche confirmaron que algunos grupos radicales provocaron disturbios.

Ya pasaron casi dos años desde la decisión de la alcaldesa de prohibir el tráfico automóvil por la orilla derecha y de acondicionar esta parte del muelle para los peatones y las bicis. Por cierto, los jueces escucharon a los opositores y cancelaron la decisión de cierre. Pero la alcaldesa no renunció, promulgó una nueva decisión y los parisinos pueden seguir disfrutando del espacio que bordea el Sena. Al recorrer esta zona noté varios sitios en donde sentarse tranquilamente para un picnic, dos barcos que proponen conciertos, bebidas y comidas, así como un espacio dedicado a los bailes de salón. Pero resistí a todas las tentaciones.

20180505.jpg

Preferí seguir caminando rumbo al mercado de las flores en donde la primavera regala una variedad increíble de plantas y colores, resistiendo otra vez a todas las tentaciones.

Ayer, François Ruffin, recién elegido diputado, entre los “Insumisos”, convocó una manifestación bautizada “la fête à Macron”, para protestar contra la política del presidente galo. El desfile salía de la plaza de la ópera, rumbo a la plaza de la Bastille, pasando por la plaza de la República. Para quien conoce París, eso significa bloquear todo el tráfico automóvil entre el Norte y el Sur de París. Así que con gusto caminé por algunos bulevares sin coches rumbo a la plaza de la República y luego rumbo a la plaza de la Bastille. Después de los acontecimientos del pasado martes, la jefatura había convocado a dos mil policías para evitar los disturbios, cerrando todas las calles laterales y no hubo disturbios.

Yo no me quedé con los manifestantes y seguí otra vez por la orilla del Sena, en donde la gente seguía bailando.

29/04/2018

Primer puente de mayo

La última semana de abril nos regaló varios días soleados, perfectos para pasear por las calles de la capital. Así fue como descubrí la existencia en París de una calle del Sol en donde las casas ya no benefician del sol de la tarde porque construyeron un gran bloque en la acera Oeste...

Noté varios parques en varios sitios y casi todos estaban abiertos y, al atardecer, muy concurridos por las familias. Las cosas resultan algo diferentes al lado de mi casa. En el jardín León todo pasa como en los otros jardines que pude visitar, con zonas de juegos para los niños y mesas con ajedreces para los mayores. Pero también toca mencionar dos jardines cerrados al público, en donde sólo se ven un vigilante y su coche, 24 horas al día. Eso es la única solución que encontraron los servicios del ayuntamiento para evitar la instalación de campamentos de migrantes. ¡Me desespera!

A lo largo de mis recorridos encontré en alguna pared del distrito XX un eslogan irónico que me hizo reir.

20180424.jpg

¡Salvemos a los patrones, volvámonos voluntarios!

Lo bueno fue que el viernes se acabaron las vacaciones del panadero de la esquina. Viajó a Egipto para visitar a la familia, y cuando compré unos pasteles, su mujer me confió que le costaba mucho volver a la realidad parisina.

Este fin de semana coincidía con el primer puente de mayo, pero también con el fin de las vacaciones parisinas. Así que una parte de la población se marchó de la capital, mientras otra volvía, por los niños o por las perspectivas de lluvia.
Yo beneficié del puente, pero como una de mis gatas se enfermó, preferí quedarme en París.

Quise visitar un nuevo espacio creado en el edifico de una antigua fundería y bautizado “taller de luces”. Desgraciadamente, mucha gente tuvo la misma idea y cuando vi la cola para entrar, preferí renunciar.

Total, pasé un largo momento explorando el mercadillo instalado en el bulevar Voltaire, en busca de alguna ganga. Pero los precios de los anticuarios y de los chamarileros instalados en la acera no cuadran con mi presupuesto.
Lo bueno es que están haciendo obras en el bulevar para crear carriles reservados a las bicis. Y eso sí que mejorará la vida de los ciclistas parisinos.

11/03/2018

Sucesos en la esquina

En mi instituto suelen informar por mail a todo el personal de los decesos de los empleados o ex empleados. Esta semana nos tocó el deceso de un hombre de 42 años, presentado como un colaborador de buen nivel y apreciado de todos sus colegas. Somos muchos así que no se puede conocer a todos los empleados, pero la nota publicada el martes recordaba la carrera de este señor y se acababa de una manera algo curiosa, muy diferente de los clásicos “fallecido tras una larga enfermedad” o “víctima mortal de un trágico accidente”. Picó nuestra curiosidad.

Al buscar informaciones descubrí que este hombre había desaparecido durante la noche del 14 al 15 de febrero y que sus amigos habían colgado anuncios en varios sitios a partir del 18 de febrero para encontrarlo.

M. desapareció entre los distritos 10, 11 y 19. Tiene 42 años, cráneo raspado, ojos azules y barba de tres días. Mide 1m80 y cuando desapareció llevaba una chaqueta de cuero marrón, una camiseta del PSG, vaqueros y gorro gris. La última vez que le vieron, fue el 15 de febrero a las cuatro y media de la mañana, estaba en un taxi en el cruce de dos calles del distrito XI y andaba rumbo a su casa en el distrito XIX.

Sus familiares también contactaron la policía y entonces empezaron dos largas semanas de investigación pasando por todas clases de emociones.
Finalmente, los inspectores encontraron el cuerpo sin vida de M. en el canal Saint Martin.
Para el amigo que informó a los demás conocidos, si todavía no se sabe lo que pasó, queda claro que no fue un acto voluntario...

Este hombre vivía en uno de los altos edificios que bordean la calle Simon Bolivar y solía instalarse en el tejado con sus amigos para organizar una barbacoa o compartir cervezas. Varias de sus fotos muestran la vista sobre París desde este punto y resulta impresionante. Confesaba que no se cansaba de contemplarla.

Yo suelo pasar al lado de su edificio por la madrugada y esta semana me quedé un momento mirando a los tejados. Hoy quiero dedicar a este desaparecido la imagen que me regaló uno de mis recorridos matutinos.

20180305.jpg

11/02/2018

¡Nieve!

Los primeros copos de nieve aparecieron el pasado lunes al atardecer. Los árboles del jardín que se halla al pie de mi oficina se vistieron de blanco, pero pensamos que sólo sería un momento.
El martes al amanecer pude hacer una gran parte del recorrido que me lleva a la oficina caminando. Pero otro cantar fue cuando salí del trabajo ya que la nieve ya había invadido las aceras. Cuando llegué a mi barrio, seguía nevando y la capa de nieve ya alcanzaba varios centímetros. Había poca gente en la calle y todos íbamos con prisa rumbo a casa.
En la radio anunciaron que varias centenas de personas estaban bloqueadas por la nieve en la ruta N118...

El miércoles salí muy temprano para pisar la gran alfombra blanca. En la calle Dejean, uno de los comerciantes ya estaba barriendo su trozo de acera para eliminar la nieve. Pero como los demás permanecían cerrados, el resto de las aceras se quedó con su capa blanca. En la estación de autobús, no anunciaban los horarios así que seguí caminando, contemplando el efecto de la nieve en las ramas de los árboles. En el bulevar se veían pocos coches y pocos locos caminando.
Yo seguí rumbo a la plaza de la República porque quería verla con su manta blanca.

<foto>

Luego viajé en metro porque caminar en estas condiciones necesita mucha atención y ya tenía mi cuenta de caídas. Cuando llegué a la oficina empezamos a contar a los que se habían quedado en casa y para algunos activaron la posibilidad de teletrabajo.

Cuando volví a casa, constaté con alegría que los niños habían invadido las calles de mi barrio y estaban jugando con la nieve. Pero al visitar el supermercado, encontré estanterías vacias porque no habían entregado las mercancías...

El jueves caminé hasta la estación del Este. Las calles ya no tenían el mismo encanto y en varios lugares el suelo estaba resbaladizo. Por suerte pronto llegó un autobús cuyo chofer no tenía miedo de conducir con la nieve. Pasé un rato muy divertido contemplando como jugaba con la calidad del suelo para derrapar un poquito.

El viernes, el tema de la nieve se hizo mucho más fácil. Yo pude recorrer casi sin problemas los ocho kilómetros que me separan de mi instituto y quisiera agradecer a todos los porteros que gastaron tiempo y energía para despejar la nieve en las aceras. También quiero maldecir a los bancos que no cumplieron con esta tarea: sospecho que esperaban vender más contratos de seguros...

Hoy, teníamos unos diez grados y la nieve desapareció por completo. Los turistas volvieron a la colina de Montmartre y yo fui a ver una exposición dedicada a Jean-Pierre Jeunet, director de la película Amélie. Me encantó ver el enano de jardín y las fotos de sus viajes.

- página 2 de 34 -