Caminando por París con Caol

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a Buscar

21/10/2018

La calle de Charenton

Después de todas estas emociones quise tuve ganas de explorar detenidamente una parte del muy tranquilo distrito XII. Y mi primera exploración consistió en recorrer la larga calle de Charenton, desde la puerta del mismo nombre rumbo a la plaza de la Bastille.

La puerta de Charenton es un sitio curioso. Por un lado, tiene un acceso directo al bosque de Vincennes. Por otro, es el punto por donde los trenes que llegan a las estaciones de Bercy o de Lyon entran en la ciudad. Y en medio de todo eso hay dos cementerios distintos y el tranvía que comunica el sur de París.

La primera cosa que me llamó la atención fue el nombre de los comercios y de los cafés, desvelando la presencia de una comunidad hispanoportuguesa. Incluso noté una agencia de autobuses proponiendo viajes baratos rumbo al sur de los Pirineos.

Más adelante pasé al lado de una gran parcela ajardinada de viviendas sociales antes de llegar a una zona con muchas tiendas de barrio, justo al lado del cruce con la calle Taine.

La calle de Charenton sigue rumbo al ayuntamiento del distrito XII antes de cruzar la avenida Daumesnil, justo al lado del jardín de Reuilly. Confieso que no pude resistir a las ganas de entrar en este recinto verde y la verdad es que al atardecer estaba mucho más tranquilo que los jardines de mi barrio.

20181021.jpg

A partir de allí la calle de Charenton se transforma y uno pasa por un primer tramo que comunica esencialmente tiendas de informática y se acaba al pie de la fuente muy coqueta de la plaza del coronel Bourgoin.

Luego aparece otra zona en donde quedan algunos artesanos al lado de las tiendas de barrio y de unos cafés que tienen buena pinta. La calle Ledru Rollin marca el principio del tramo final en donde la acera sur bordea el hospital de los Quinze-Vingts y la ópera Bastille, mientras la acera comunica algunos pasajes que llevan al Faubourg Saint Antoine, y desvelan la parte trasera de algunas tiendas de esta calle.

Me asombró la numeración de los edificios porque normalmente, tendría que empezar en la puerta de Charenton y acabar en la plaza de la Bastille. Pero esta calle es más antigua que la regla promulgada en 1805 y forma parte de las excepciones.

Finalmente, este paseo me pareció muy agradable y para quien quiere saber cómo viven los parisinos de a pie, puede constituir un buen acercamiento.

7/10/2018

¡Qué cosas!

No sé si fue por la luna llena, pero estos últimos días llevaron su cuenta de desórdenes de todas clases.

Todo empezó con la crisis de agitación del “griot” que vaga por mi barrio. El hombre, impresionante por su potencia muscular, puede pasar horas bailando posado encima de una papelera urbana. Pero en otros momentos, se lía con cualquier persona y regala al vecindario el largo canto de su cólera con amenazas físicas incluidas. Últimamente, armó varios líos con el dueño de una tienda de la calle, pero la población intervino para apaciguar las cosas.

Poco después el dueño del café que se halla a treinta metros de mi casa armó un escándalo en su establecimiento, con riña, gritos y cristal roto.

El lunes, cuando salí de mi casa al amanecer, topé con un tipo que exploraba la calle con una piqueta. Confieso que no intenté entender lo que estaba haciendo y cambié de acera precipitadamente.

El martes, a la misma hora, una de las mujeres que se prostituyen en la esquina estaba gritando alguna desventura por teléfono. Sé que estas mujeres tienen una vida muy dura, pero no sirve despertar a la gente del vecindario.

Lo peor ocurrió en mi instituto.
Al llegar a su despacho, una colega topó con el cadáver del secretario general de su sindicato. Según parece, el hombre había vuelto a su despacho muy tarde el día anterior, pero nadie se percató de su presencia y nadie pudo constatar su desvanecimiento y alertar cuanto antes. Entonces empezó el largo protocolo que se aplica en este caso: SAMU, magistrado, forense, antes de llevar el cuerpo al instituto de medicina legal para practicar una autopsia.
Y al día siguiente, la dirección propuso una sesión colectiva con un psicólogo para los que lo deseaban.

Yo tengo varios colegas muy afectados por el acontecimiento e intenté ayudarlos a superar el choque. Pero mientras no conocemos las causas de la muerte, siempre quedará la sensación difusa que hubo algún fallo en la organización del instituto.

Mientras tanto, preferí marcharme unos días lejos de esta agitación.

2/09/2018

Volviendo

Ya se acabaron las semanas veraniegas de vacaciones.
Volví a París el pasado lunes y con gusto constaté que habían regado mis macetas y que la pila de facturas esperando en mi buzón no era muy importante. Entregué a la vecina de la quinta planta los quesos de cabra que me había pedido y me invitó a almorzar en su maravillosa terraza.
Por la tarde tocó llenar la nevera, arreglar los temas administrativos pendientes y pude considerar que todo estaba preparado para que pueda volver a trabajar con serenidad.

Desgraciadamente, en la oficina, me esperaba un remolino de temas pendientes obviamente urgentes y con tan solo cuatro días desapareció una gran parte del beneficio de las vacaciones.

El mejor momento de la semana fue en la tienda de bricolaje que se halla al lado de Beaubourg.
La primera visita me dio la oportunidad de descubrir la estantería en donde presentan todos los elementos necesarios para crear una lámpara a partir de cualquier trasto y encontré lo que necesitaba para hacerlo con una cerámica regateada en algún mercadillo. Mientras compraba bombillas de tipo led, me interpeló un periodista de radio y me entrevistó acerca del fin de la fabricación de las bombillas halogenas. No sé lo que fue transmitido par la radio pero por lo menos fue un rato divertido. Y para bien acabar con esta visita, pasé por las cajas automáticas y conseguí acaparar al dependiente que asista a los clientes principiantes.

Hice la segunda visita con un compañero del trabajo y curioseamos por varias secciones. Ambos militamos en el mismo sindicato y a la hora de pasar de nuevo por las cajas automáticas surgió la pregunta de quien conseguiría bloquear su caja, acto sumamente político de protesta contra la supresión de los empleos de cajeras. Mi compañero no tuvo mucho éxito pero yo necesité un tiempo infinito para escanear los dos miserables objetos del día, puse mi mochila en medio de los artículos para buscar mi cartera (lo cual bloquea el aparato), me equivoqué al teclear el código de mi visa y en vez de usar la tecla corregir use la tecla cancelar... Al final fueron casi diez minutos para dos miserables bombillas y mi compañero me concedió la victoria.

En el autobus de la mañana, ya encontré a todos los viajeros de siempre. Se acaban las obras de instalación de los carriles de bici en el bulevar Voltaire y pude, de paso, sacar una foto de un sitio tristemente famoso.

20180831.jpg

A ver si sobrevivo a la segunda semana.

29/07/2018

Canícula

Esta semana todos los parisinos tenían el mismo objetivo: sobrevivir a la ola de calor.
Por cierto, en algunos sitios, las temperaturas de 35 grados son muy frecuentes y la gente la pasa muy bien. Pero de momento, París no es una ciudad acondicionada para estas situaciones y son muchos los que recuerdan la canícula del 2003 y el pico de mortalidad que provocó.

En mi modesta casa, conseguir que la temperatura interior quede alrededor de 28 grados con 35 grados en mi balcón fue muy complicado. De día fue preciso cerrar y tapar las ventanas, mojar las cortinas y las sábanas, tener ropa húmeda secando y apagar todos los aparatos innecesarios. De noche tocaba regar las macetas y la moqueta del balcón, abrir las ventanas para disfrutar de cualquier aire fresquito, y aguantar la vida nocturna de la calle...
Aún así resultó dificilísimo dormir y recuperar del cansancio provocado por el calor.

Yo tengo la suerte de viajar por líneas de metros climatizadas y de trabajar en un edificio de alta calidad ambiental con aire refrigerado, y los 25 grados de los despachos resultan muy agradables. Pero también tuve la mala idea de viajar con algunos autobuses y no aguanté más de una estación.

Pero cuando no aguantas estas temperaturas, siempre queda la posibilidad de visitar algunas tiendas con aire acondicionado pero eso puede resultar muy peligroso para el presupuesto :-)

Esta ola de calor se acabó el viernes por la noche con tormenta y piedras de granizo de un centímetro… Por suerte no lastimaron las plantas de mi balcón.

Yo aproveché uno de estos días de mucho calor para pasear con una familia argentina por el centro de París.
Con gusto constaté que ya acabaron la restauración de un techo de vidrio en uno de los patios que forman parte de la galería Vivienne y ahora están restaurando la parte superior de la gran nave.

20180727.jpg

También aprecié la evolución del gran jardín que se halla al pie de San Eustaquio y la instalación de varios pulverizadores para refrescar a la gente.
Y hora toca regar una vez más mi pequeña zona verde.

6/05/2018

Manifestaciones

Después de varios días de lluvia, el clima se puso suave precisamente a partir del día internacional del trabajador.

Yo aproveché este día para caminar rumbo al Marais, dar la vuelta de la plaza de los Vosgos y contemplar las nuevas producciones artísticas que proponen las galerías. Encontré algunas cosas que me gustaron, pero no cuadraban con mi presupuesto :-)

Luego pasé por la plaza de la Bastille y seguí el recorrido de la manifestación sindical, a lo largo del puerto. Al llegar al final de esta calle, noté la presencia de varias decenas de policías en el puente Morland y preferí escabullirme rumbo a la orilla del Sena porque tuve malas sensaciones. Y las noticias de la noche confirmaron que algunos grupos radicales provocaron disturbios.

Ya pasaron casi dos años desde la decisión de la alcaldesa de prohibir el tráfico automóvil por la orilla derecha y de acondicionar esta parte del muelle para los peatones y las bicis. Por cierto, los jueces escucharon a los opositores y cancelaron la decisión de cierre. Pero la alcaldesa no renunció, promulgó una nueva decisión y los parisinos pueden seguir disfrutando del espacio que bordea el Sena. Al recorrer esta zona noté varios sitios en donde sentarse tranquilamente para un picnic, dos barcos que proponen conciertos, bebidas y comidas, así como un espacio dedicado a los bailes de salón. Pero resistí a todas las tentaciones.

20180505.jpg

Preferí seguir caminando rumbo al mercado de las flores en donde la primavera regala una variedad increíble de plantas y colores, resistiendo otra vez a todas las tentaciones.

Ayer, François Ruffin, recién elegido diputado, entre los “Insumisos”, convocó una manifestación bautizada “la fête à Macron”, para protestar contra la política del presidente galo. El desfile salía de la plaza de la ópera, rumbo a la plaza de la Bastille, pasando por la plaza de la República. Para quien conoce París, eso significa bloquear todo el tráfico automóvil entre el Norte y el Sur de París. Así que con gusto caminé por algunos bulevares sin coches rumbo a la plaza de la República y luego rumbo a la plaza de la Bastille. Después de los acontecimientos del pasado martes, la jefatura había convocado a dos mil policías para evitar los disturbios, cerrando todas las calles laterales y no hubo disturbios.

Yo no me quedé con los manifestantes y seguí otra vez por la orilla del Sena, en donde la gente seguía bailando.

- página 1 de 34