Caminando por París con Caol

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a Buscar

5/02/2017

El encanto de los datos abiertos...

La nueva ley acerca de los datos abiertos impone que las administraciones dejen un acceso gratuito a los datos que poseen. No sé si son muchas las personas que miran estos datos pero acabo de pasar un rato interesante recopilando estas informaciones.

Para empezar consulté las informaciones de haciendas acerca de los ingresos. Si no tienen evaluaciones de sueldos medios, proporcionan datos acerca de los "ingresos fiscales de referencia" de 2015.

El promedio galo llega a 25874€ mientras el promedio parisino alcanza 41011€. Pero dentro de París no todos llegan a este nivel. Dentro del distrito 18, el promedio "apenas" alcanza 26400€ y al lado de mi estación de metro, anuncian 23849.

Eso parece confortable mientras no miras otros datos abiertos acerca de los alquileres. Los precios de referencia que encontré para mi barrio rondan 26€ por metro cuadrado, o sea basicamente inasequible :-(

Para recobrar la moral, miré otros datos abiertos y descubri que Francia alberga 143 gatos para 1000 personas.
También descubrí que 59% de los parisinos leen más de 10 libros cada año cuando sólo son 31% cuando uno contempla el promedio galo.
En cuanto a los desplazamientos, los parisinos son los que más usan las bicis y que más caminan.

El APUR, organismo que estudia el urbanismo parisino, ya público varios mapas para enseñar datos de todas clases acerca de la capital y de sus distritos.

¿Y qué?

Este derroche de datos resulta inexplotable para el ciudadano de a pie. Así que abandoné mi paseo en este mundo digital para ir de copas con unos amigos.

25/09/2016

¡108675 pasos!

Esta semana aproveché un atardecer soleado para pasear por el distrito 20, en la zona de la calle des Vignoles.
Esta calle muy antigua comunicaba varios callejones sin salida muy estrechos en donde uno podía contemplar antiguas y modestas viviendas obreras, mal mantenidas y en algunas partes totalmente insalubres.
En esta zona “rebelde”, no repitieron los errores que hicieron en la zona Saint Blaise, con torres gigantes y calles deshumanizadas. Cuando la renovaron, conservaron la red de callejones y construyeron viviendas sociales de dos o tres plantas, con jardines incluidos. De momento no pasé por todas las calles de esta zona, pero lo que vi esta semana me alegró. Por cierto, no sé si me gustaría vivir en la planta baja con acceso directo a la calle. Pero imagino que para unos cuantos esto es una real mejora de sus condiciones de alojamiento. Por suerte, de momento, no cerraron estos callejones y uno puede contemplar estos ensayos arquitectónicos. ¡Ojalá siga así!

El martes, encontré en mi buzón un papelito de mis nuevos vecinos, invitándonos a tomar un chato el viernes para celebrar su instalación. Yo tenía la sensación rara que ya conocía a esta señora y que ya había estado en su antiguo piso para una reunión de voluntarios de “ParisGreeters”. Y Chloé me confirmó este acontecimiento. Pero también me contó que, con dos niños, ya no tenía tiempo para pasear con visitantes. La buena noticia es que todos mis vecinos son muy civilizados :-)

Ayer tocó pasear por el distrito 12, rumbo a la avenida Daumesnil, para preparar una sesión de bricolaje. De paso, reconocí la tienda en donde había comprado mi antigua bici años atrás. Con el desarrollo de la bicicleta, la modesta tienda se transformó y ahora ocupa mucho más espacio. Pero también tiene nuevos competidores.

Hoy hice una caminata rumbo al centro de París. El domingo por la mañana, pasear mientras la ciudad despierta es un auténtico placer, y más cuando se celebra el día sin coche.
Ni fui a la fiesta de los jardines, ni visité los mercadillos del día. Pasé todo el santo día instalando un programador de calefacción y de momento no funciona como lo quiero.
¡Mañana será otro día!

28/08/2016

Preparando la vuelta

Mientras preparaba la maleta para el viaje de vuelta, hice la lista de las principales diferencias que me molestan cuando llego a París y salgo de la estación.

La primera sería la cantidad de gente que comparte las mismas aceras, siempre con prisa y sin mirar a los demás.
Admito que lo que está en juego es algo tan importante como esperar el próximo metro 2 minutos más...

La segunda es la anchura del torniquete del metro en la estación Bercy, basicamente inadecuada para gente que se mueve con maletas...
Luego es preciso acostumbrarse de nuevo a los olores de metro, a las escaleras mecánicas que no funcionan, sin olvidar que la estación más cercana de mi casa está cerrada por obras.

Luego viene la molestía de los desperdicios abandonados en cualquier sitio: papeles, colillas, latas... Y eso que el Municipio instaló más de 30000 papeleras de calle lo cual significa que en cualquier sitio, la papelera más cercana se halla a menos de cien metros.
Cuando llegan las fechas de mudanzas, también se ven muebles abandonados en la acera. Y eso que hay un servicio gratuito de recogida accesible por teléfono o por internet. (yo lo usé un par de veces y es realmente muy sencillo para activarlo)

Y acabaré con este insoportable olor a pis que desprenden muchas calles de París.
Por cierto el Municipio instaló más de 400 baños públicos de acceso gratuito. Pero estos inodoros (bautizados "sanisettes") necesitan mucho tiempo para limpiar automaticamente el interior entre dos usuarios y son muchos los que no funcionan.
Total entre los hombres que se juntan en la calle para beber, son muchos los que no pueden aguantar hasta que encuentren un inodoro disponible.
A veces me pregunto si se comportan de la misma manera en su propia casa...

Pero París también tiene cosas buenas entre las cuales todos los sitios que todavía no descubrí.
Y ya preparé mis zapatos de caminatas...

7/08/2016

¿Paranoia?

Después de la matanza provocada por el camión loco de Niza, los medios de comunicación enfocaron su atención en los acontecimientos que se parecen a actos de terrorismo islámico.
El asesinato de un cura mientras celebraba una misa, aumentó aún la emoción popular por el símbolo que conllevaba.
Y la prensa sigue transmitiendo noticias acerca de todos los crímenes que pueden proceder de esta nueva ola terrorista.

Como si fuera poco, el semanal "Le point" anunció que la policía estaba buscando a un refugiado afgano sospechado de estar preparando un atentado en la instalación de París Playa...
El municipio de París anunció medidas de seguridad reforzadas y mantuvo el acontecimiento. Y la alcaldesa de París mencionó la capacidad de enfretar estas situaciones de crisis entre las numerosas calidades de la candidatura de su ciudad para los juegos olímpicos de 2024...

20160804.jpgY para que las cosas queden claras, el municipio también anunció que ahora tocaba limpiar la estatua de la plaza de la república lastimada por todas las marcas de emoción que dejaron los ciudadanos de a pie.

Efectivamente, cuando pasé por allí, constaté que ya habían recogido las velas, flores, dibujos y los demás testimonios y que ya habían instalado las imprescindibles rejas tan de moda ultimamente.
Si entiendo perfectamente la necesidad de limpiar un monumento, esta manera de pasar página le parece algo prematura.

Y mientras tanto, los políticos, incapaces de explicar que no existen acontecimientos sin riezgo, empiezan a cancelar manifestaciones veraniegas porque no pueden garantizar una seguridad absoluta.

Por suerte, de momento, no cancelaron los conciertos que apunté en mi agenda.

26/06/2016

Ciencia ficción

Oficialmente la primavera se acabó el pasado lunes y los meteorólogos publicaron una cifra divertida : la precedente primavera con tantas lluvias ocurrió 105 años atrás.
¡Por algo no lo recordaba!

El miércoles, en medio día, la jefatura de policía parisina anunció que no autorizaba la manifestación planeada por los sindicatos el jueves. Y entre las razones presentadas para explicar esta decisión, afirmaron sin vergüenza que entre el estado de emergencia y la eurocopa, los policías estaban agotados y no podían enfrentar una vez más a los alborotadores que actuan al margen de las manifestaciones.
Desgraciadamente para la jefatura, uno de los sindicatos de policías denunció este pretexto y sobra decir que varios políticos protestaron contra esta violación de la libertad de expresión.
Entonces, a modo de compromiso, la jefatura propuso que los sindicatos organizaran una manifestación inmóvil. Y estas organizaciones rehusaron pero también empezaron a preparar reuniones inmóviles de tipo "flashmob" en varios sitios de la capital. (lo cual resulta basicamente incontrolable)
Finalmente, después del consejo de ministros, el ministro de interior recibió a los sindicatos e inventaron un recorrido facil de controlar: dar la vuelta del puerto de la Bastille.

Sinceramente, dar la vuelta del puerto bajo el sol y sin tráfico automóvil es un recorrido muy agradable :-)

Mientras tanto los ingleses votaban acerca de su permanencia en la Unión Europea.
El viernes al amanecer, escuché a un grupo de periodistas comentando el resultado del referéndum. Empezaron pretendiendo que el voto a favor del "brexit" ganaba por un pelo, y cuando no hubo más remedio que contemplar las cifras, enlazaron las bobadas, como si hubieran descartado por completo la posibilidad que la gente tenga su propia fe...

Lo mismo pasó con nuestros amigos irlandeses, convencidos que su equipo no llegaría al octavo de final de la Eurocopa, y que tuvieron que organizar un viaje extra para asistir a este partido.

Tras tantos acontecimientos dignos de las peores novelas de ciencia ficción, no quedaba más remedio que otorgarme unos días en mi refugio borgoñón.

- página 1 de 30