Caminando por París con Caol

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a Buscar

3/11/2019

Bruj@s, calabazas, fiestas y huelgas

Ya llevamos una semana con la hora de invierno y la gata ya se adaptó. Dentro de un mes volverá la sensación deprimente de vivir exclusivamente de noche, fuera del trabajo ☹

El brujo que arregló mi nueva bici se demoró y cuando pasé por su tienda el lunes, todavía quedaban muchas cosas por hacer. Esperé un ratito, observando el desfile de clientes con prisa y empecé a contemplar la posibilidad de reciclarme en reparador de bicicletas. Pero creo que no tendría la paciencia necesaria.
Yo no quería estrenar esta máquina de noche así que volví a casa en metro.
Al día siguiente, cuando entré en la tienda, la bici me esperaba y parecía lista. Después de arreglar unos últimos detalles, el brujo me devolvió mi máquina y con gustó pude volver a casa pedaleando tranquilamente.

En la esquina de mi calle, el florista se disfrazó de brujo también y regaló al vecindario una magnífica decoración de escaparate para celebrar Halloween, con calabaza incluida.

20191031.jpg

La fiesta de Todos Santos coincidió con el fin de las vacaciones escolares y las huelgas sorpresas de los trenes complicaron las escapadas de los unos y las vueltas de los otros.
Yo tuve suerte: pude pasar unos días lejos de París y celebrar Halloween con un@s bruj@s en el Berry, tierra de leyendas y de brujerías, sin problemas de transportes.

Cuando volví a la ciudad de las luces, en medio día, seguíamos con este cielo de plomo y la llovizna de temporada. Así que fui directamente a casa.

Por suerte, esta tarde, un tímido rayo de sol apareció y aproveché este momento para pasear.
Desde el puente de la calle Caulaincourt, al mirar el cementerio de Montmartre, no observé el derroche de flores que suelen instalar en las tumbas en Todos Santos. Pero el recinto ya tenía sus colores del otoño y me pareció muy bonito.

Más adelante visité el mercadillo instalado en el bulevar des Batignolles, entre los charcos. Me impresionaron estos vendedores empedernidos, pero no creo que hicieron muchas ventas.

Luego seguí por la tranquila calle de Turín y varias calles semi dormidas del distrito IX, antes de refugiarme en casa cuando volvió la llovizna.

Tendré que cultivar un gran sol interior para no caer en la depre…

27/10/2019

Otoño

Ya empezaron las vacaciones escolares y las protestas de la pasada semana se hicieron más discretas. Pero también anuncian huelgas de transporte para el mes de diciembre, y como tengo malos recuerdos de huelgas que se alargan, empecé a contemplar la posibilidad de comprar una bici de segunda mano.
Escudriñé los anuncios en línea, pero constaté que varias ofertas teóricamente parisinas, proceden de las afueras. Total, recuperar la bici se convierte en pesadilla.
Pasé por varias tiendas de bicis, pero no son muchas las que proponen bicis de segunda mano. Y aún así los precios siguen bastante elevados.
El martes por la noche, encontré una solución accesible y el miércoles recuperé una bici en el distrito XI. Necesitaba revisiones y ayer lo dejé en una tienda que se halla en frente del cementerio del Père Lachaise. El lunes me la devolverán como nueva.

Ayer aproveché un día soleado para participar a una visita por el parque de los Buttes-Chaumont con un guía que ya conocía. Este señor tiene una gran cultura botánica y una manera muy especial de contemplar la ciudad. Así que participar a una de sus visitas siempre es interesante.
Tras contarnos una parte de la historia de la creación de este parque, nos invitó a admirar los colores del otoño antes de enseñarnos varios árboles notables.

20191027.jpg

Entre los descubrimientos del día toca mencionar un grupo de tres plátanos de sombra que tienen más de 150 años. Justo al lado se hallan dos ginkgos biloba que tienen más de un siglo.
En este punto del paseo el guía habló de “estos cinco individuos realmente impresionantes” y uno de los cinco jóvenes que estaban justo al lado pensó que el guía estaba hablando de ellos. Pero cuando el guía precisó la edad de los individuos, los jóvenes entendieron que trataba de los árboles. ¡Qué risa!

Más arriba pudimos admirar una secoya de 40 metros de alto, antes de escondernos debajo de las ramas de otra secoya.
Luego seguimos cuesta arriba para descubrir una pequeña plaza que proporciona un punto de vista muy bonito. Y allí se acabó el paseo del día.

Al volver a casa, constaté que mis vecinos aprovechaban la noche más larga del año (por el cambio de hora) para organizar una fiesta. Después de tantas caminatas, el ruido no me impidió dormir. Pero a las tres de la mañana (hora nueva), me despertó el canto de los vecinos con sus invitados. Estaban cantando el “Bella Ciao” italiano y siguieron un gran rato repasando todas las coplas revolucionarias que conocían.
Si me quitaron el sueño, estos vecinos revolucionarios me regalaron una gran alegría

20/10/2019

Protestas por todas partes

El pasado martes, al salir del trabajo, me asombró un ruido, muy parecido al ruido de los petardos. Pero al acercarme de la puerta de Vincennes, constaté que no se trataba de una fiesta. Ese día, bomberos de todas partes se juntaban en París para manifestar y expresar sus reivindicaciones.
En muchos lugares, los bomberos son los últimos que contestan a casi todas las llamadas y en París, el servicio de asistencia médica de Urgencias también les transfiere las llamadas que no puede asumir. Total, son más intervenciones con menos gente, inquietudes acerca de su sistema de jubilación y cólera al ver que no consiguen las mismas bonificaciones que los agentes de policía.
En la puerta de Vincennes, una treintena de bomberos había invadido las vías del periférico interior, provocando un tremendo atasco.
Yo seguí caminando rumbo a la plaza de la Nación y crucé muchos manifestantes irritados y con los ojos rojos. Casi dos cientos metros antes de llegar a la plaza, percibí un olor muy desagradable y empecé a respirar a través de mi bufanda: no sé qué cantidad de gas lacrimógeno los policías lanzaron sobre los bomberos, pero lo que sí sé es que la población de este barrio tuvo que esperar varias horas antes de volver a respirar normalmente. Yo renuncié a pasear y me perdí en el metro.

El viernes otra protesta surgió en la compañía de ferrocarriles: un conductor de tren no pudo evitar un accidente, fue herido y a pesar de eso tuvo que asegurar la seguridad alrededor del tren y atender a los viajeros heridos. En este campo también, las reducciones de personal complican el trabajo cotidiano de los que quedan. Y a partir de este acontecimiento, muchos empleados de la sociedad de ferrocarriles dejaron de trabajar porque consideran que las condiciones de seguridad no son suficientes.
¡Mala suerte para todas las personas que querían aprovechar las vacaciones escolares para viajar en tren!

El sábado, convocaron varias manifestaciones en la plaza de la República. Por un lado, un grupo de mujeres musulmanas reclamaban la libertad de llevar su pañuelo. Por otro, otro grupo reclamaba derechos para los transgéneros. Y al atardecer, otra reunión reclamaba medidas contra los feminicidios.
En cuanto a los chalecos amarillos, dedicaron el “acto 49” a los bomberos.

Hoy amanecimos con lluvia. En la calle Caulaincourt organizaban un mercadillo, pero varias carpas permanecieron libres y se veían pocos clientes.
Yo seguí rumbo a la plaza Vendôme en donde no encontré huellas de la obra presentada allí en el marco de la feria internacional de arte contemporáneo.
Tuve más suerte en el jardín de las Tulerías en donde pude admirar la obra que más me interesaba.

20191020.jpg

Volví a casa caminando y así se acabó este día con más de 18000 pasos.

6/10/2019

Inhumana Défense

Los azares de mis actividades profesionales me obligaron a pasar una jornada completa en la zona de la Défense.

La pesadilla empezó al tomar el metro. Llevaba siglos sin pasar por la línea cuatro en las horas punta y no recordaba que había tanta gente...

En la estación Châtelet, en el andén de la línea que lleva a la Défense, también había una cantidad impresionante de gente, pero todos conseguimos entrar en el tren que llegó, amontonados como sardinas en su lata. Y esta sensación no cambió mucho cuando una parte de los oficinistas se paró en la estación Auber.

Al llegar a la estación subterránea de la Défense, seguí el rio humano hasta encontrar una salida rumbo a la explanada.

20191006.jpg

Allí me esperaba un cielo azul magnífico y la corriente de aire habitual.
Pero el ruido de miles de tacones en el suelo empezó à taladrarme el cerebro así que pronto volví a mi destino del día: el gran Arco, muro sur.
Curiosamente, los controles de seguridad me parecieron muy superficiales y pronto recuperé una tarjeta para subir a la planta 35. Desgraciadamente, el acceso a la parte superior del tejado estaba cerrado, así que no pude contemplar el panorama desde este punto. Pero después de tomar un café, pude descubrir uno de los anfiteatros del arco e instalarme tranquilamente para escuchar las conferencias de la mañana.

La pausa de medio día empezó poco después de las doce y media.
Eso nos dio la oportunidad de descubrir que en cada uno de los dos ascensores no caben más de 17 personas, lo cual resulta totalmente inadecuado cuando sale la centena de personas que estaba en el anfiteatro.
Por suerte, unos participantes conocían bien el edificio e indicaron una solución alternativa.

No tuve ganas de probar el restaurante de la empresa y me escapé corriendo rumbo al centro comercial en donde encontré colas inverosímiles en los puestos de venta de comida. Me paré en un sitio algo apartado y pude resolver el tema del abastecimiento.
Almorcé caminando rumbo al Sena y así fue como encontré un grupo de ejecutivos, con su uniforme de siempre (traje-corbata), jugando petanca en uno de los espacios arbolados. Me asombró la cantidad de espacios ajardinados y algunas esculturas me parecieron realmente bonitas. Pero no sé si podría vivir en este universo de hormigón.

Volví corriendo al anfiteatro y aguanté relativamente bien las conferencias de la tarde.
A las cuatro y media, todos se escaparon.
Yo aproveché el resto de la tarde para meterme en una larga caminata por el distrito XVII.
¡Lo necesitaba para olvidar la vorágine inhumana de la Défense!

15/09/2019

Primera huelga de la vuelta

El pasado viernes, los empleados de la sociedad de transportes parisinos (la RATP) se declararon en huelga para protestar contra la reforma de su sistema de jubilación. Sin detallar todos los cambios, el proyecto del gobierno significa trabajar más tiempo para una pensión reducida y son muchos los que no aceptan esta perspectiva.
Lo cierto es que cualquier huelga de la RATP puede provocar un tremendo caos para los habitantes de la región parisina.

El jueves anunciaron que diez líneas de metro permanecerían cerradas y que la frecuencia de los autobuses sería reducida.
En mi instituto, algunos cambiaron su día de teletrabajo mientras otros se tomaban un día libre. Yo sé que puedo recorrer andando los siete kilómetros que me separan de mi oficina así que deje rienda suelta a la improvisación.

Este viernes salí de casa muy temprano. Decían que, en mi línea de siempre, circularían dos de cada tres autobuses, pero preferí seguir caminando ya que cuando hay huelga, nunca se sabe si uno podrá subir al colectivo.

Al seguir el recorrido del autobús, noté una cantidad impresionante de gente en la calle, buscando una solución para llegar a su destino del día, a pesar de la ausencia de metros. Y pude llegar a la plaza de la Nación cinco minutos antes que mi autobús de siempre. Cuando llegó, estaba lleno de gente. Por suerte muchas personas se pararon en la plaza: pude subir, encontrar un asiento y llegar a mi oficina con media hora de atraso.
Los que viven al lado del instituto ya estaban presentes, los demás llegaron más tarde.

Al final de mi jornada laboral, sabía que no tendría más remedio que volver a casa caminando. Así que me paré en la primera panadería para comprar un bocadillo antes de hacer los ocho kilómetros de la vuelta.
Luego seguí la calle de los Pirineos rumbo a la entrada Este del cementerio del Père Lachaise y a la avenida correspondiente. Pasé por la calle Boyer y la calle del “ermitage” antes de volver a visitar dos callecitas de otros tiempos.

20190913.jpg

En esta zona de París también hubo cambios, pero por lo menos supieron conservar la tranquilidad de estas callecitas.
Luego visité el pequeño jardín que acondicionaron entre la calle del “ermitage” y la calle de las cascadas. Utilizaron varios elementos recuperados en el puente nuevo y eso le da un toque interesante a este espacio.
En la calle de las cascadas, el local de los anarquistas estaba abierto pero ya sentía cansancio y seguí adelante.

Cuando llegué a casa, el podómetro marcaba 22342 pasos.

- página 1 de 37