Caminando por París con Caol

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a Buscar

27/05/2018

Les “frigos”

Inicialmente, el edificio que los parisinos llaman “les frigos” era una instalación industrial de la sociedad de ferrocarriles. Se trataba de una gigantesca nevera que servía para conservar los productos alimentarios que los trenes llevaban a París. Con el traslado del mercado alimentario desde el centro de París hacia Rungis, este sitio ya no tenía utilidad y el edificio se quedó abandonado durante una quincena de años.

La sociedad de ferrocarriles aceptó que una primera generación de artistas invadiera una parte del sitio en los años 1980s. Luego delegaron la gestión de este edificio a una sociedad inmobiliaria y en pocos días unos dos cientos creadores y empresarios consiguieron un local.

Estos pioneros tuvieron que gastar tiempo, energía y dinero para transformar estos espacios en talleres, pero participaron a una aventura colectiva inédita y ahora viven en un entorno alternativo muy estimulante.
Desgraciadamente, estos inquilinos consideran que se trata de lugares de trabajo y no se aceptan las visitas, excepto durante las jornadas puertas abiertas a finales de mayo. Así que ayer aproveché esta apertura excepcional para explorar por primera vez el interior de este asombroso edificio.

20180526.jpg

Nada más entrar, el primer contacto con la instalación despista el visitante. No tenían plano de las diferentes plantas así que tuve que progresar al azar. Total, para empezar, enfrenté las cinco plantas de la escalera B y llegué a un pasillo que comunica varios talleres.

El primer sitio que me llamó la atención fue el taller de France Mitrofanoff. Es un espacio relativamente grande, en donde presenta pinturas monumentales cuyo único color es el negro. Pero también hay obras más alegres y el taller, con su sofá central, desprende un ambiente muy apaciguador.

Luego pasé por los talleres de dos escultores que me interesaron mucho menos, antes de bajar rumbo a la cuarta planta. Allí me gustaron los dibujos parisinos de Guillaume, así como algunos detalles presentados en el local de una escuela de teatro, las pinturas de Bénédicte Dussère y el universo muy gráfico de Sacha Schwarz.

En la tercera planta, pasé un gran rato en el espacio de Paella, al artista que dibujó el cartel de las puertas abiertas.

En la segunda planta, aprecié las pinturas de Mireille Cambau, noté varios talleres dedicados a la producción de prendas antes de pasar un rato escuchando un tema original de un quinteto de Jazz.

En la primera planta, aprecié el trabajo de Grazyna Temizewska, pero ya había agotado mi capacidad de interesarme a las demás producciones artísticas.Total, me senté un rato en la terraza del café-galería antes de abandonar este sitio a los 6000 visitantes que suelen atraer las jornadas puertas abiertas

6/05/2018

Manifestaciones

Después de varios días de lluvia, el clima se puso suave precisamente a partir del día internacional del trabajador.

Yo aproveché este día para caminar rumbo al Marais, dar la vuelta de la plaza de los Vosgos y contemplar las nuevas producciones artísticas que proponen las galerías. Encontré algunas cosas que me gustaron, pero no cuadraban con mi presupuesto :-)

Luego pasé por la plaza de la Bastille y seguí el recorrido de la manifestación sindical, a lo largo del puerto. Al llegar al final de esta calle, noté la presencia de varias decenas de policías en el puente Morland y preferí escabullirme rumbo a la orilla del Sena porque tuve malas sensaciones. Y las noticias de la noche confirmaron que algunos grupos radicales provocaron disturbios.

Ya pasaron casi dos años desde la decisión de la alcaldesa de prohibir el tráfico automóvil por la orilla derecha y de acondicionar esta parte del muelle para los peatones y las bicis. Por cierto, los jueces escucharon a los opositores y cancelaron la decisión de cierre. Pero la alcaldesa no renunció, promulgó una nueva decisión y los parisinos pueden seguir disfrutando del espacio que bordea el Sena. Al recorrer esta zona noté varios sitios en donde sentarse tranquilamente para un picnic, dos barcos que proponen conciertos, bebidas y comidas, así como un espacio dedicado a los bailes de salón. Pero resistí a todas las tentaciones.

20180505.jpg

Preferí seguir caminando rumbo al mercado de las flores en donde la primavera regala una variedad increíble de plantas y colores, resistiendo otra vez a todas las tentaciones.

Ayer, François Ruffin, recién elegido diputado, entre los “Insumisos”, convocó una manifestación bautizada “la fête à Macron”, para protestar contra la política del presidente galo. El desfile salía de la plaza de la ópera, rumbo a la plaza de la Bastille, pasando por la plaza de la República. Para quien conoce París, eso significa bloquear todo el tráfico automóvil entre el Norte y el Sur de París. Así que con gusto caminé por algunos bulevares sin coches rumbo a la plaza de la República y luego rumbo a la plaza de la Bastille. Después de los acontecimientos del pasado martes, la jefatura había convocado a dos mil policías para evitar los disturbios, cerrando todas las calles laterales y no hubo disturbios.

Yo no me quedé con los manifestantes y seguí otra vez por la orilla del Sena, en donde la gente seguía bailando.

25/02/2018

Trocito de prensa

Suelo dedicar una noche por semana a dar clases de iniciación a las herramientas digitales en una asociación de mi barrio. Nuestros alumnos son adultos que necesitan ayuda para arreglárselas con todos los trámites que se hacen en internet y vienen para descubrir el mail, las redes sociales o las webs de los servicios públicos... Y para los más avanzados se trata de empezar con el procesador de textos o las hojas de cálculo.

La mayoría tiene un nivel escolar básico.
Muchos están buscando trabajo y los que tienen un empleo enfrentan jornadas muy duras.
Hay gente de todas las edades, desde el treintañero que ya controla perfectamente todas las posibilidades de su móvil, hasta el septuagenario que quiere usar Skype para seguir en contacto con sus nietos.
Y en medio de todas estas expectativas, dos empleados y una decena de voluntarios intentan compartir sus conocimientos.

A mí estas sesiones me regalaron muchas cosas.
Para empezar, descubrí una serie de ejercicios para que los grandes principiantes puedan controlar el teclado y el ratón, así como procesos de divulgación.
Luego también descubrí trámites que nunca tuve que hacer como apuntarse al paro, pedir ayuda o solicitar un empleo... Y la verdad es que descubrí procesos que me parecieron muy complicados.
Y el mejor regalo es la sonrisa de la persona que descubre que no hay edad para aprender y progresar y constata que es capaz de hacer muchas cosas nuevas.

Esta semana nos tocó otro regalo: el gran diario “le monde” dedicó un artículo a nuestra modesta asociación a donde vienen “los migrantes que quieren conquistar su autonomía numérica”.

Curiosamente nunca había considerado que nuestros alumnos eran migrantes.
Yo siempre vi a unas personas con historias muy diferentes y procediendo de varios países. (Incluso di clases en español a un uruguayo que pasaba por allí.)

Por cierto, el artículo provocó muchas llamadas de personas que quieren apuntarse a las clases. A ver si también llegan algunos voluntarios extras.

3/12/2017

El aerosol

La calle del evangelio forma parte del barrio encerrado entre los carriles de la estación del Este y los carriles de la estación del Norte. Ubicada en el extremo nordeste del distrito XVIII, a partir de la plaza Hebert comunica casi exclusivamente zonas de naves y su acera Este bordea un alto muro de unos quinientos metros de longitud.
Sobra decir que pasar por esta calle no es un itinerario muy agradable y menos cuando es de noche.

Detrás de este largo muro, una gran nave perteneciendo a la sociedad de ferrocarriles albergaba una empresa de materiales de construcción. Pero esta empresa se mudó y mientras se prepara algún proyecto inmobiliario, la sociedad de ferrocarriles declaró el espacio "Sito artístico temporal" y otorgó un contrato de alquiler de seis meses a un colectivo de arte urbano.

Bautizado "el aerosol", el nuevo sitio fue abierto el 2 de agosto, pero preferí esperar un poco antes de visitar este espacio y, finalmente, aproveché una tarde soleada para explorarlo.

Lo primero que se ve es la entrada del espacio Roller, en donde organizan sesiones de baile con (o sin) patines de ruedas. Cuando pasé, había una actuación de DJ así que no entré.

Luego llegas a una plataforma en donde varios camiones de comida proponen preparaciones de todas clases. En esta parte, el largo muro de la nave fue reciclado en espacio de expresión por algunos artistas callejeros y la verdad es que algunas producciones tienen chispa. En el suelo también se ven pinturas pero son mucho más efímeras ya que este espacio es de libre acceso para los visitantes.

20171203a.jpg

A continuación descubres otro espacio en donde a mano izquierda te proponen de visitar un museo del arte urbano mientras a mano derecha te venden aerosoles para que puedas expresarte.

Para visitar el museo es preciso pagar 5 euros pero merece la pena porque presentan una cantidad impresionante de obras prestadas por coleccionistas expertos.
Lo que más me asombró fue la edad de los artistas presentados: pocos treintañeros y muchos artistas nacidos antes de los años 60s. Varias cosas me gustaron mucho pero para daros una idea, escogí una obra evocando París...

20171203b.jpg

El único defecto de este espacio es el olor bastante fuerte de los aerosoles que usan los visitantes. A mi me quitó las ganas de instalarme en una de las mesas de la plataforma para tomar algo. Sin embargo pienso que merece la pena visitar este lugar.
Normalmente la experiencia se acaba el 28 de Enero de 2018. Pero es posible que continúe unos días más...

23/04/2017

Primera vuelta

Ya se acabó la primera fase de la campaña de las elecciones presidenciales.
Al nivel nacional, los electores seleccionaron a la rubia de la derecha nacionalista y al cuarentón de “andando” y este resultado me consterna.
La única noticia buena es que en el colegio electoral de mi casa, los insumisos representan el 40% y la rubia no llega al 6%.
Por algo me siento bien en este barrio rebelde :-)

Mañana, cuando se acabe la resaca, seguiremos luchando.

- página 1 de 3