Caminando por París con Caol

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a Buscar

16/04/2017

Los exiliados

Los azares de los sitios de segunda mano provocan a veces unos encuentros improbables. Ese día estaba buscando una alfombra para que mis pobres gatitas puedan tumbarse sobre algo más confortable que un sencillo parqué y tras escudriñar varias páginas de ofertas de todas clases, encontré algo presentable y compatible con mi presupuesto. El anuncio procedía del distrito en donde vivo, así que mandé un mail con la idea de fijar una cita para ver el objeto.

Después de varias horas, me llegó una respuesta con un número de móvil y llamé enseguida. El objeto se hallaba en el otro extremo de mi distrito pero podía viajar en autobus y llegar en menos de media hora. Así que quedamos en la avenida de Saint-Ouen.

Esta avenida corre desde la avenida de Clichy rumbo a la puerta de Saint-Ouen y coincide con el límite entre los distritos 17 y 18. Es una vía de mucho tráfico automóvil pero también comunica callecitas con mucho encanto y todavía tengo muchos lugares por explorar. Pero ese día, no tenía tiempo para eso y fui directamente a la dirección de la vendedora, un edificio de los años 1970-80. Tras superar la prueba de los tres códigos seguidos (calle, escalera y ascensor), llegué a la segunda planta, en donde me esperaban la vendedora y su compañero.

El señor me preguntó si sabía algo de la marca de la alfombra y sentí que estaba listo para explicarme toda la historia de la fábrica. Pero se cortó cuando le contesté que ya tenía otra alfombra de este editor. El objeto era conforme con la descripción y propuse un trato: pagar el precio en efectivo a cambio de ayuda para transportarlo hasta mi casa. ¡Trato hecho!

20170416.jpg

El señor se llevó la alfombra rumbo a su aparcamiento, la puso en su coche requete nuevo y entablamos el viaje rumbo a mi casa.

Mientras manejaba, dijo que le asombraba la cantidad de vagabundos viviendo en la calle. Le pregunté si llevaba tiempo en este barrio y me confesó que se habían mudados desde unos pocos meses. Me contó que vivían cerca de la muy selecta puerta de Auteuil pero que por los precios de los alquileres ya no podían vivir allí. Y así fue como, buscando el mejor compromiso entre superficie y presupuesto, habían llegado al distrito 18.
Como comentaba que debía de ser un gran cambio, me dejó percibir una parte de su nostalgía de exiliado. Dijo que no le molestaba el alboroto de su nuevo barrio pero que no conseguía acostumbrarse a la suciedad. Y es cierto que las calles del distrito XVI son globalemente mucho más limpias.

Cuando llegamos delante de mi edificio, mi chófer buscó una solución para aparcarse pero le sugerí que hiciera como los demás, parándose en medio de la calle. Le di el efectivo y como lo dejaba en evidencia, al lado del palo de velocidad, le indiqué que era una muy mala idea. Guardó el dinero, me ayudó a sacar la alfombra del maletero y así se acabó nuestro intercambio.

Pocas veces hablé con gente que se sentía tan exiliada en mi distrito tan internacional.

2/04/2017

Días europeos de la artesanía

Hubo mucha comunicación en la capital gala acerca de este acontecimiento europeo y como me interesa descubrir los inventos de los artistas/artesanos que presentan su trabajo, dediqué un gran rato a visitar algunas tiendas/talleres.

Para empezar, pasé por la calle en donde Charlotte Castanier cuelga sus criaturas y pude admirar sur última creación. Seguí rumbo al mercado de las pulgas y constaté con una decepción que la tejeduría anunciada en el programa estaba cerrada. Total, volví a mi barrio en donde habían organizado un recorrido con mapa para descubrir una docena de sitios.

Mi primera parada fue en la galería Wenge en donde la creadora Amira Sliman diseña y fabrica joyas. Hoy la galería también albergaba a la ceramista Tulin Diker que presentaba algunas piezas caladas muy bonitas.

Luego pasé por la tienda instalada en la calle des Gardes para enseñar en un sitio único el trabajo de varios artesanos del barrio. Allí vi un vestido de malla diseñado por Marcia de Carvalho, joyas de Fanny Kachintzeff, zapatos de Maurice Arnoult, bolsos de Dognin… pero lo que más me gustó fue un vestido diseñado por Francine Faleu y seguí rumbo a la tienda siguiente para descubrir su trabajo.

En este sitio me explicaron que las telas son fabricadas en Africa del Oeste, que utilizan tinturas naturales para conseguir los colores principales de las prendas y que los demás dibujos son pintados sobre el tejido. Las creaciones, de muy buena calidad, me parecieron muy acertadas y los precios, aunque elevados, no son inasequibles. Por suerte sólo tenían prendas de talla 34, así que no me arruiné :-)

En la otra acera, no visité los talleres de zapatos y de bolsos, cuyos precios no son compatibles con mi presupuesto, y pasé por la tienda de Fabrice Daigremont, arquitecto de interior/diseñador. Ya había mirado su escaparate pero hoy pude explorar el contenido de su pequeño estudio/taller y la verdad es que noté varios detalles interesantes. Entre las cosas que más me gustaron mencionaré una pantalla de lámpara y unas cortinas muy bonitas.

Y eso fue mi última parada del día.
Luego tocaba instalar mi modesto balcón para que las gatas puedan broncear.

12/03/2017

Conexiones...

John Crombie, tipógrafo apasionado instalado en el barrio de Montparnasse, creó en 1979 una pequeña empresa de edición bautizada Kickshaws. Con su antigua prensa, produce libros impresionantes por todos los hallazgos gráficos que conllevan y por las ilustraciones de Sheila Bourne. También propone obras de humoristas olvidados como Cami y queda claro que le encanta jugar con las palabras.

kickshawsa.jpgEste estimable señor instaló una tienda en el pequeño pueblo de Borgoña en donde suelo ir de vacaciones. Su escaparate multicolor y muy alegre me llamó la atención y así fue como descubrí una parte de su producción.

Pero la pequeña tienda no tiene muchas visitas y además el espacio no permite presentar las obras como lo merecen.

Cerca de mi residencia parisina, “les libraires associés”, grupo de libreros que proponen libros antiguos para coleccionistas, transformaron su sótano en espacio de exposición y resulta que a partir del 1 de marzo proponen una exposición dedicada a John Crombie.

Si no pude asistir a la inauguración, fui a ver esta exposición y pude admirar la obra de este señor presentada como lo merece. En el sótano de los libreros, la presentación y las iluminaciones permiten descubrir todas las calidades de estos libros de artistas, así como los dibujos de Sheila Bourne.

kickshawsb.jpg

Cuando hablé con el librero presente, me contó que esta exposición coincidía con una publicación universitaria acerca del trabajo de John Crombie y Sheila Bourne. Ambos asistieron a la inauguración y el librero me confirmó que este reconocimiento, aunque tarde, fue un gran momento de emoción para los creadores. Y esa noticia me alegró el día.

Luego miré los libros presentados para la venta, pero, desgraciadamente, no tengo bastante dinero para comprar los que me gustan (y eso que si se considera el trabajo, los precios no son escandalosos).
Ahora sólo espero que muchas personas podrán descubrir su obra por medio de esta exposición.

¡Muchas gracias a los libreros!

5/03/2017

Con paraguas...

Desde la ventanilla de mi autobús de siempre constaté con alegría que amanece cada día más temprano. Si no retomé mis largas caminatas de la madrugada, por lo menos intenté hacer algunos paseos entre los chubascos.

El primer paseo empezó el miércoles al atardecer. Visité varias tiendas cerca de la plaza de la Nación antes de seguir rumbo al jardín de la Roquette.
En la esquina de la calle de Montreuil, los clientes del “comptoir Voltaire” ya olvidaron la visita del terrorista que activó su cintura de explosivos dentro del café. Cuando pasé delante del local, noté que la pantalla gigante estaba funcionando y deja ver un partido de fútbol.

Más arriba, constaté que los programas de rehabilitación de viviendas ya empiezan en las pequeñas calles que hacen el encanto del distrito XI. Por suerte, respetan la altura de los edificios e intentan preservar la identidad del barrio.
De paso constaté que se multiplican los sitios pequeños que proponen comidas baratas. No sé cómo estos nuevos empresarios consiguen retribuir todas las horas que dedican a su comercio...

Cuando llegué al jardín de la Roquette, empezaba a llover y la gente no se demoraba en la calle. Tenía tiempo así que quise visitar algunas tiendas que conozco cerca del jardín Maurice Gardette pero un chubasco torrencial interrumpió todas las actividades. Yo estaba muy cerca del toldo de un café así que pude abrigarme y contemplar el espectáculo.

20170301.jpg

Luego fui a cenar en un restaurante de la zona y por 20€ conseguí un plato, un postre y una bebida. Pero no es un sitio tan de moda como el patio “Saint-Emilion”...

Ayer tuve que enfrentar la lluvia para comprar una repisa. En el almacén de barrio que se halla al lado del ayuntamiento del distrito XVIII, el hombre que me atendió estaba escuchando música clásica. Como le preguntaba qué estaba escuchando, me contestó que se trataba de la contralto Kathleen Ferrier y precisó que finalmente poca gente conocía a esta artista. Yo precisé que tenía varios discos de esta señora y el señor me regaló una sonrisa de afición compartida. Confieso que nunca hubiera imaginado que toparía con un admirador de esta cantante en esta tienda. Pero esas sorpresas forman parte de las cosas que me gustan en el distrito XVIII.

Hoy los parisinos podían asistir a dos reuniones políticas. La primera, cerca del Trocadero, apoyaba al candidato conservador, enredado en historias de empleos ficticios otorgados a su familia. La secunda, en la plaza de la República, con cacerolas, protestaba contra la corrupción de los políticos. Como anunciaban granizo en ambos sitios, preferí visitar unas tiendas de las afueras.
¡Mañana será otro día!

19/02/2017

Decadencia y emergencia

El pasado miércoles, mientras volvía a casa, anunciaron en el metro que la estación Barbès estaba cerrada. Me esperaban en una asociación así que no tenía tiempo para indagar, pero según tengo entendido, se trataba de una manifestación para protestar contra las violencias policiales y, como pasa a veces en este barrio revoltoso, una parte de la manifestación se convirtió en pelea con los policías.
Ayer por la tarde, pude contemplar desde mi balcón una escena bastante divertida. Cinco manifestantes con portavoces caminaban lentamente por la calle e invitaban la población a protestar contra las violencias policiales. Mientras tanto, cuatro personas distribuían folletos en la acera.
Veinte metros detrás de estos manifestantes, cinco policías cumplían su misión de protección de las manifestaciones. Y a continuación se formó un largo atasco.
Hoy organizaban una manifestación en la plaza de la República para denunciar la ausencia de ética de los elegidos.
La prórroga del estado de emergencia, el cansancio acumulado por los policías y los militares, las violencias policiales y ahora las revelaciones acerca de los diferentes candidatos presidenciales crean una situación peligrosa de exasperación generalizada entre los ciudadanos de a pie.
Y cuando comentan la campaña presidencial, la frase más frecuente es: “¡Nunca hemos visto tal cosa!”.

Yo necesitaba cambiar de perspectiva, así que tomé un autobús que me llevó directamente al puente del Alma.
En la orilla derecha del Sena, se ve la copia de la llama de la estatua de la libertad regalada por los norteamericanos.
En la orilla izquierda, desalojaron el instituto de meteorología galo para dedicar una parcela a la construcción de la catedral rusa de la Santa Trinidad y yo tenía ganas de ver esta construcción.

Lo primero que se nota es el conjunto de cinco cúpulas doradas, pero globalmente se inserta armoniosamente en esta esquina de la avenida Rapp.

20170219.jpg

Después de contemplar su forma exterior, pasé por el control instalado en el centro cultural y pude entrar en la catedral.
Estaban celebrando la “Divina Liturgia” y confieso que las “voces rusas” me impresionaron. Luego también me gustó el diseño interior de la catedral y su preciosa iluminación natural. Entre las personas presentes, bien se veía que la mayoría formaba parte de la comunidad ortodoxa. Así que no quise molestar y me marché rápidamente. Volveré...

Luego pude entablar una larga caminata por la orilla del Sena (en donde ya no hay coches) rumbo al mercado de las flores. Allí pasé un rato contemplando los pajaritos antes de cruzar el Sena y de seguir rumbo al norte.

- página 1 de 8