Caminando por París con Caol

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a Buscar

28/01/2018

Vuelta al trinquete

No pude resistir a las ganas de probar la cocina vasca que proponen en el trinquete de París. Así que llamé a uno de mis amigos caminantes para compartir la experiencia.
Habíamos quedado en la estación de tranvía “Pont de Garigliano” pero nos encontramos por casualidad en la estación “Porte d’Orléans” e hicimos el viaje en tranvía juntos.

Al pasar el puente de Garigliano constaté que la crecida del Sena ya llegaba al nivel de la salida del parque André Citroën. Así que no se podía repetir el paseo de la pasada semana. En la orilla derecha, el rio había invadido el paseo inferior pero no llegaba hacia la calle.
Pronto llegamos al trinquete y después de enseñar las instalaciones a mi amigo, entramos en el restaurante.
Me dejé tentar por un axoa de ternera con un vaso de vino de Irulegui y mi amigo me imitó. Luego pedimos el inevitable pastel vasco con un café. El sitio no es barato, pero nos deleitamos y la nostalgia tiene su precio.

Luego seguimos por la senda 2024 rumbo a la puerta de Auteuil.
Al lado del Parque de los príncipes me impresionó la cantidad de policías y de vigilantes movilizados para el partido del PSG contra el equipo de Montpellier, pero no nos detuvimos.

A partir de la puerta de Auteuil, la senda 2024 atraviesa el hipódromo de Longchamp. Nada más entrar es preciso pasar por un túnel antes de seguir un camino serpenteando rumbo al extremo norte de las instalaciones. De paso uno puede admirar las tribunas y constatar que están en obras. También se ven varios espacios acondicionados para que la gente pueda disfrutar de la parte central. En el extremo norte, no se veían muchas personas en la piscina. Pasamos por otro túnel y llegamos a la muy burguesa puerta de Passy en donde uno de los concejales comunistas impuso la creación de un centro de acogida de los sin domicilio. :-)

Luego la senda nos llevó rumbo al bosque de Boulogne. En este punto las informaciones de la libreta son algo imprecisas y las marcas difíciles de encontrar. Así que decidimos seguir por la orilla este del lago inferior.
Volvimos a encontrar las marcas cuando llegamos al extremo norte del lago inferior, pero pronto desaparecieron y tuvimos que improvisar otra vez.

20180128.jpg

Finalmente encontramos otras marcas cerca de pabellón de Armenonville, pero como no coincidían con las indicaciones de la libreta, dejamos de buscar la senda 2024 para seguir rumbo a la puerta Maillot.

Lo bueno es que pasear por el bosque de Boulogne resultó muy agradable y tengo ganas de explorar esta zona más detenidamente. Lo malo es que, con una señalización y una libreta tan imprecisas, seguir la senda se transforma pronto en una pesadilla a no ser que seas un experto en cartografía.
A ver si el tramo siguiente resulta más fácil.

21/01/2018

Segunda victoria...

Últimamente, ando con poco dinero así que seguí con un entretenimiento a la vez económico e interesante: explorar el sendero 2024.

A partir de la plaza Balard, el camino permite descubrir los jardines instalados en los terrenos que ocupaban la fábrica Citroën. El jardín Eugénie Djendi reúne varios espacios con desniveles y alineaciones muy gráficas. Desgraciadamente varias partes estaban cerradas por obras y no pude explorarlas.
A continuación, es preciso entrar en el gran parque central, justo al lado de los dos invernaderos. Desgraciadamente estos edificios estaban cerrados.
Luego la senda bordea el gran césped rumbo al Sena. Yo preferí pasar por otra alameda para examinar los diferentes espacios bautizados “Jardins Sériels”. Azul, verde, naranja, rojo, plateado y dorado: éstos serían los colores de estos pequeños jardines. Pero tendré que volver cuando llegue la primavera para apreciar esa variedad de colores. Lo que sí pude apreciar es el diseño de este parque (un día dedicaré una página a este jardín).
Volví a seguir las marcas para salir del parque, pasando debajo del puente de la red exprés regional para llegar a la orilla del Sena. Luego es preciso respetar estrictamente las indicaciones del libreto para cruzar una carretera de mucho tráfico automóvil y llegar al puente Garigliano.

Nada más llegar a la orilla derecha, el camino sigue el rio y pasa al lado del trinquete de París.
Aunque lleve muchos años viviendo la capital gala, nunca había visitado este espacio en donde se reúnen los jugadores de pelota vasca. Ya desde la calle, vi que une señor estaba dando clases en una pequeña cancha. Luego encontré la entrada y un pasillo me llevó al lado de una cancha grande en donde cinco hombres estaban jugando a la cesta punta.
Unos socios me indicaron el camino del trinquete y pasé un ratito mirando a otros jugadores con paleta ancha. No sé si todavía sería capaz de devolver la pelota con una de esas paletas...
Me encantó este sitio y también tendré que volver cuando lleguen temporadas más agradables.

Al salir de este espacio, el camino sigue a lo largo de una sucesión de canchas de tenis, antes de llegar a la puerta de Saint-Cloud. Luego es preciso pasar al lado de las instalaciones del “Stade Français”, del Parque de los príncipes (que alberga el PSG) y del estadio Jean Bouin.
Tras un vistazo hacia la piscina Molitor, es preciso entrar en Jardín de los invernaderos de Auteuil.
No me cando de visitar estos espacios y de admirar sus colecciones de plantas.

20180121.jpg

Desgraciadamente ya destrozaron algunos invernaderos y están construyendo una extra para el torneo de Roland Garros.
Justo al lado, en el jardín de los poetas, se pueden ver placas con el nombre de un poeta y algunos de sus versos.

Confieso que ya tenía mi cuenta de kilómetros y subí en el primer autobús que encontré para volver a casa, después de una excelente tarde sin gastar un duro :-)

30/10/2016

El circo Romanès

El circo Romanès forma parte del paisaje parisino.
Años atrás, estaba instalado en una parcela desocupada cerca de la plaza de Clichy. Tuvo que marcharse cuando empezaron el programa de construcción en esta manzana y pasaron unos meses cerca de la puerta de Champerret en el distrito XVII.

En junio de 2014, el municipio de París otorgó al circo un permiso de instalación de 36 meses, en un pequeño parque que se halla cerca de la Porte Maillot y, desgraciadamente, en el territorio del muy selecto distrito XVI.

En junio de 2015 fue cuando el circo Romanès se instaló en este sitio y entonces tuvieron que enfrentar problemas de todas clases.

Para empezar, personas mal intencionadas entraron en el campamento. Quebraron ventanas y puertas, destrozaron la conexión de red y estropearon varios cables eléctricos. Otros “visitantes” robaron trajes, fotos e instrumentos de música...

Luego, varias asociaciones de este barrio armaron acción en justicia para conseguir la expulsión del circo. Y no faltan los abogados para ayudar estas asociaciones.

Y como si fuera poco, el grupo enfrenta diariamente señales de racismo ordinario. Así una habitante se quejaba de que ya no se veían gatos en el vecindario porque los cíngaros suelen comerlos...
Doña Romanès no se dejó impresionar: armó una petición para apoyar el circo y consiguió 16000 firmas entre las cuales una lista impresionante de artistas y políticos.

Pero eso no ayudó a preparar el nuevo espectáculo. El circo empezó a tener dificultades financieras y armaron una colecta en internet para conseguir el dinero necesario para seguir adelante.

Ni firmé la petición, ni participé a la colecta. Pero esta tarde caminé rumbo al distrito XVI para asistir al espectáculo.

20161030.JPG

Por una veintena de euros pude ver una función de bailarinas, malabaristas y acróbatas con orquestra incluido, durante hora y media. Fue una generosa perfusión de alegría.
Cuando se acabó, pudimos comprar uno de los libros de Alexandre Romanès, titulado “un pueblo de paseantes” y publicado por el prestigioso editor Gallimard.
Así que quedó claro que había más cultura y más inteligencia dentro del circo que en su vecindario.

Para los que pasan por París, aquí dejo la dirección de la página del circo.