Ya estábamos disfrutando de la primavera cuando la temperatura pasó brutalmente de unos diecisiete grados a unos cinco, confirmando una vez más el refrán. Y como si fuera poco también tocó aguantar varios chubascos.
Pero eso no me quito las ganas de seguir visitando la ciudad de las luces y aproveché un rayo de luz para pasear por el distrito XV.

Mi recorrido empezó en la estación de tranvía “Pont de Garigliano” y caminé rumbo a la puerta de Versalles.
En esta parte de los bulevares exteriores se ven viviendas sociales por un lado y edificios de las instituciones militares por el otro. Sobra decir que con este vecindario no se ven mucha vidilla en la calle...
Algunos de los edificios tienen un diseño muy bonito, pero al ver todos estos carteles “prohibido sacar fotos” y todas las cámaras de vigilancia, no me arriesgué a transgredir esa regla.

20190407.jpgLuego seguí por la calle Desnouettes, en donde la compañía de metro hizo construir un curioso edificio de oficinas en el número 43bis. Si la forma imaginada por el arquitecto Emmanuel Saadi me pareció interesante, no me gustó este color verde, inútilmente llamativo.
Más adelante visité un jardín público que se halla en medio de una manzana y al ver la gente que frecuenta este sitio, pensé que la vida en este barrio debe de ser muy agradable.

Seguí rumbo a la calle des Morillons, famosa porque alberga el sitio en donde, con mucha suerte, uno puede encontrar un objeto perdido en París. Si la institución estaba cerrada, el parque Georges Brassens con su vestido de primavera ya acogía a muchos parisinos con ansias de naturaleza.

Yo visité una ferretería en donde encontré una selección de utensilios muy bonitos y pasé un rato charlando con el dueño que ya sabía que la ferretería Royer cerró definitivamente. Y seguí por la calle de Castagnary en donde constaté que destruyeron el edificio que albergaba el mercado de productos del mar ;-(

Seguí rumbo al norte y me paré en la pequeña tienda que el chef Cyril Lignac instaló en el bulevar Pasteur. Yo escuché varios programas de radio con este señor y siempre aprecié su entusiasmo, pero nunca había probado una de sus producciones. Me dejé atrapar por un pastel de avellana, básicamente exquisito, y eso fue una agradable conclusión después de varias horas caminando :-)