Ya son doce semanas con manifestaciones de los chalecos amarillos todos los sábados y si se nota un bajón de la movilización, ninguna de las medidas anunciadas por el gobierno mejora la situación de los ciudadanos de a pie.

Yo batallo para superar los refriados con aceites esenciales.
Seguiré invernando con la gata.