Ya empezaron las huelgas de trenes.
Para los que viven y trabajan dentro de París, no tienen muchas consecuencias. Pero para los que viven en las afueras y necesitan los trenes para desplazarse, la situación pronto se vuelve complicada. A no ser que ya practiquen el teletrabajo y que se queden en casa cuando hay huelga.
Yo viajé varias veces con mi autobús de siempre e incluso fui al trabajo caminando. Pero algunos colegas ya tuvieron que usar días de vacaciones.
Ya veremos cómo van las cosas...

Este fin de semana se celebraban las jornadas europeas de los oficios artesanales. Yo ya conozco a todos los artesanos de mi barrio y tuve ganas de visitar talleres de otras zonas. Pero como ando con poco dinero preferí a salvo de las tentaciones y me metí en un gran recorrido a partir de la puerta de Clignancourt.

En este punto, la antigua estación del ferrocarril de cintura alberga ahora un sitio alternativo en donde uno puede iniciarse a las virtudes del reciclaje.
La zanja de los carriles alberga espacios de ocio y un jardín compartido. Al norte de la zanja, se ven algunas construcciones antiguas y me paré para admirar une yuxtaposición de casas que me gustó.

20180408.jpg

¿Quién pensaría que esto se halla en París?

Seguí caminando y así fue como llegué a otra estación transformada en lugar de vida: “el azar lúdico”. Más adelante constaté que ya estaban acondicionando el espacio de los antiguos ferrocarriles para transformarlo en paseo.

Cuando abandoné el recorrido del antiguo ferrocarril de cintura, pude descubrir el edificio que el arquitecto Renzo Piano dibujó para el palacio de justicia de París. De momento, está rodeado de grúas y todavía se ven obras por todas partes. Pero el edificio me pareció muy acertado y a pesar de sus 38 plantas, no resulta aplastante.

Luego quise descubrir el pequeño cementerio de Batignolles.
Este pequeño espacio se extiende al lado del bulevar periférico y tiene una parte que se halla debajo del viaducto de la autopista. Pero pronto se olvida este detalle al disfrutar de la bonita colección de árboles.
También descubrí que este modesto cementerio alberga a dos personajes importantes de la literatura gala: Verlaine y André Breton.
¡Qué cosas!