Esta semana los sindicatos de ferroviarios y de funcionarios convocaron la primera huelga de la primavera. Escogieron el jueves 22 de marzo y esa fecha ya es todo un símbolo puesto que el movimiento del 22 de marzo fue, cincuenta años atrás, el primer paso de los acontecimientos parisinos de Mayo del 1968.
Una semana atrás, los jubilado ya protestaron contra la retención adiciona aplicada a sus pensiones y anunciaron que también participarían en la manifestación del jueves.
Yo tenía que ir a una reunión en el ministerio de haciendas y no pude esquivarlo.

20180322.jpg

Cuando llegué al lado del ministerio, un cordón de policía cerraba el acceso y tuve que presentar la convocatoria así como mi carné de identidad para que me dejen pasar. Luego, después de cuatro largas horas de reunión, pude volver a la calle y seguir las huellas del desfile.

Entre el ministerio de haciendas y la plaza de la Bastille, me crucé con varios manifestantes caminando rumbo a la estación de Lyon. Noté varias furgonetas de la policía pero todavía se veía poco tráfico automóvil.
En la plaza de la Bastille, los camiones de la limpieza seguían borrando las huellas del desfile mientras algunos manifestantes alargaban su presencia en el bulevar Beaumarchais. En las calles laterales, noté varios movimientos de policía así que no tardé en irme.
A lo largo del recorrido de la manifestación, entre la plaza de la Bastille y la plaza de la República, constaté que habían destruido varios escaparates de oficinas de bancos y de seguros.

Cuando llegué a casa, quise escuchar las noticias en la radio y constaté que casi no mencionaban la manifestación. El presidente Macron dijo que no cedería a las protestas callejeras y sus tropas editoriales se emplean a disimular la amplitud del descontento.

Los ferroviarios ya anunciaron que estarían en huelga dos días de cada cinco y publicaron el calendario previsto. Pero no se sabe cómo seguirán las demás protestas.

Algunas líneas de la novela de Virginie Despentes, "Vernon Subutex 2", me regalaron una descripción decepcionada de la situación:

"Ahora todo está listo para que los que no tienen nada se encarguen de matar a los que tienen menos aún, con el apoyo de la élite encantada: ¡Adelante! Pobres idiotas, ¡mátense todos entre sí! La economía ya no necesita a toda una parte de la población. Ya no son trabajadores pobres: son inútiles. El único circuito que alimentan es él de las cárceles. Habrá que librarse de ellos y la élite cuenta con el pueblo para hacer el trabajo sucio."