Pocas veces tuvimos una sesión de lluvia como la que empezó el pasado domingo por la noche. Fueron varias horas seguidas de diluvio y eso provocó varios desórdenes en la ciudad.
Para empezar, tuvieron que cerrar varias estaciones de metro, parcialmente inundadas. En otras, evitar los charcos resultaba realmente complicado. Y varias escaleras se transformaron en cataratas. Pero el lunes por la mañana, sólo quedaba una estación cerrada, entre el Sena y el puerto de la Bastille (Quai de la Rapée).

Sobra decir que este diluvio me quito las ganas de pasear. Por suerte el martes pudimos guardar los paraguas.

Ese día, en el cielo encima del instituto, los pilotos de las fuerzas aéreas estaban entrenando para la exhibición de la Fiesta nacional, encima de los Campos Elíseos.
Eso fue el detalle que colmó el vaso: yo odio este momento de cohetes por todas partes y preferí celebrar el 14 de Julio en mi refugio borgoñón.

Hoy aproveché un domingo tranquilo para pasear por el parque de la Villette.
En el muro bajo que bordea el jardín de la parra, constaté con alegría que las miras siguen orientando las miradas. El jardín de los bambúes sigue regalando una sensación exótica y algunas partes del gran prado se convierten en canchas de fútbol. La gran novedad es el nuevo edificio de la filarmonía de París, diseñado por Jean Nouvel. Si no pude visitar el interior de esta construcción, pude acceder al tejado, acondicionado para ofrecer un mirador en la novena planta y un sendero por la fachada para bajar al suelo.

Nada más salir del ascensor, tuve una sensación de vértigo porque todos los planes tienen declives y despista el hecho de no tener una referencia horizontal. Pero desde este punto, uno puede admira un paisaje parisino diferente, con la Torre Eiffel, el Sagrado Corazón y las torres de la Défense. Pero también despista verlos desde este punto porque sus posiciones relativas no son las que uno imaginaría...

20170716.jpg

Luego la senda permite admirar el parque de la Villette, la Ciudad de las Ciencias o el patio del Trabendo.
Al llegar al suelo, decidí que escudriñaría el programa de este lugar para escoger un acontecimiento que me guste y descubrir la sala de conciertos. También pensé que, para admirar el edificio desde el suelo, es preciso volver cuando las hojas caigan de los arboles...

De momento permaneceré en la oficina, mientras los demás se van de vacaciones.