Ya llegó el momento de retomar el camino del centro nacional de los artes y oficios para estudiar la última parte del certificado de competencia que preparo desde octubre del 2015.
El año pasado, teníamos clases los jueves. Estuvimos en el sitio histórico del conservatorio para la primera parte y en el sitio de la calle des jeûneurs, en el distrito 2, para la segunda parte. Este año, tendremos clases los viernes y con gusto vuelvo al sitio histórico.
El nuevo grupo cuenta con una quincena de estudiantes. En la primera sesión el profe, cuarentón, empezó enseñándonos las estadísticas de éxito de los estudiantes del año pasado: 10% para la sesión de junio y 0% para la de setiembre. Dijo que demasiados estudiantes no controlan los conocimientos básicos y, para demostrarlo, propuso un ejercicio de evaluación.
Nuestras respuestas confirmaron su diagnóstico ya que la mayoría no supo contestar a la mitad de las preguntas (yo con los demás).
Confieso que este primer viernes fue un poco desalentador pero el tema no es tan complicado y quedan varios meses para solventar las carencias.

Y ahora toca celebrar el “black friday”, concepto importado de los Estados Unidos para describir la crisis de consumismo que ocurre el día siguiente del cuarto jueves de noviembre (Día de Acción de Gracias), y que los publicistas no se molestaron a traducir al francés.
Según parece, este rito empezó en 2014 pero en 2015 la campaña fue cancelada por los tremendos acontecimientos parisinos. La campaña de 2016 se nos cayó encima por sorpresa y de manera masiva.
Me llegaron varias centenas de mails de ofertas y, peor entre todos, un almacén llegó a mandarme más de diez veces el mismo mensaje...
Me cuesta evaluar los beneficios esperados de este bombardeo publicitario.
Para muchas personas, el presupuesto apenas da para los gastos cotidianos y no es ampliable. Así que aprovecharán las ofertas, pero no gastarán más dinero. Por lo menos, eso es lo que hice. Pero en uno de los almacenes, también noté que había cola para solicitar crédito...

Para bien acabar con estos días de remolino comercial, pasé por la zona del ayuntamiento del distrito 3, en donde organizaban un mercadillo de segunda mano.
En esta zona de clase media superior, descubrí dos nuevas tiendas.

La primera tienda propone prendas de segunda mano por un lado y objetos de decoración por otro lado. Reconocí la instalación de moda, que se ve en muchos lugares y tras dar una vuelta rápida, seguí rumbo a la segunda tienda.

Este espacio se llama “Empreintes”. Cuenta con varias plantas y presenta, en una instalación de tipo concept store, las creaciones de los artistas y artesanos de los talleres de arte de Francia.
Hoy, en la planta baja, presentaban objetos de decoración de madera, metal o cerámica. Noté un torso de caballo y otro de vaca, pero los precios me asustaron.
En la primera planta, pasé por la zona de cafetería en donde probé un café caro y que sabía mal, antes de seguir la exploración.

20161127.jpg

Me gustó la presentación de platos colorados en la pared.También me gustó el tótem de madera presentado en la segunda sala.
En la segunda planta pasé primero por la zona de las joyas en donde noté varios objetos originales y de precio asequible. Luego noté varios prototipos de muebles, pero lo que más me gustó fue una alfombra fabricada por la manufactura de Borgoña. Desgraciadamente el precio de este magnífico objeto no cuadra con mi presupuesto.

Ahora sólo falta visitar los demás concept store de París…