El principio de la semana fue dedicado a las últimas películas del festival de cine « Dífferent ! 8 ». Pude ver « Stella Cadente », « Loreak », « Negociador » y « Felices 140 ». Si la primera me pareció aburrida, me encantaron las tres otras y espero que esta asociación siga invadiendo el cine de mi barrio ;-)

El miércoles tocaba pasear con unos visitantes procediendo de Chile. Ese día también empezaban las rebajas de verano y había mucha gente en el centro de París. No entramos en las tiendas pero hicimos un agradable recorrido que se acabó comprando el nuevo número de Charlie Hebdo en la plaza de la República.

20150628.jpgEse día, también pasé por la calle de Clignancourt en donde una señora muy creativa diseña móviles que instala luego con un palo para que cuelguen desde su balcón. Me encanta esta manera de adornar el universo cotidiano de la gente.

Por la noche, una de mis amigas quiso probar las terrazas que bordean la dársena de la Villette. Escogimos un restaurante italiano, de calidad muy correcta y de precios conformes con las ganas de cenar al aire libre de los parisinos (25€ por una ensalada, un postre y una agua).
En la otra orilla de la dársena, muchos jóvenes estaban haciendo picnic al lado del agua. Descubrí que el municipio proporciona bolsas de papel para guardar los residuos pero no instaló contenedores adecuados para poner las bolsas...

Ayer el municipio de mi distrito invitaba a los habitantes de mi barrio para una sesión de limpieza de las calles. Confieso que no entiendo bien esta iniciativa de los elegidos. Los que suelen participar no son los que ensucian, tirando papeles o lo que sea al suelo. Y dudo que sirvan de ejemplo. Al ver al alcalde barriendo la acera, algunos se ríen. Otros no entienden o no se enteran, y lo cierto es que no se resuelve el problema de la suciedad.

Hoy organizaban un mercadillo en la pequeña calle Andre del Sarte, al pie del sagrado corazón. En esta ocasión, la calle se llena de gente, hay música, barbacoa y muy buen rollo. En otra ocasión allí fue donde encontré un pequeño espejo. Esta vez encontré un vaporizador de cristal rosa.

Y ahora imitaré las gatas que disfrutan del airecito del anochecer.