Ya se instaló el invierno y llevamos varios días con unos 7 grados y una humedad muy pesada que te congela solapadamente...

El martes fue cuando hice un largo recorrido al anochecer desde la plaza de Italia rumbo a Notre Dame. En esta parte del barrio latino, ya se notaban algunas preparaciones navideñas pero todavía no vi muchas iluminaciones.
Tampoco había mucha gente en las calles y en muchas tiendas, los comerciantes parecían muy aburridos. Pero todavía queda tiempo para las compras de Navidad y de momento varios almacenes te proponen por mail o por correos algunas ofertas privadas para mejorar su cifra de ventas.

Los días siguientes me llevaron a la zona universitaria del este de París. Una estación de trenes de cercanías a media hora de Notre Dame, un pequeño centro comercial... no sé como se puede vivir allí sin coche...
Así que el viernes por la noche sentí la absoluta necesidad de pasear por la calle Etienne Marcel y la plaza de las Victorias en donde se ven las tiendas de casi todas las marcas de moda, antes de volver en autobus.

El sábado fue cuando aproveché un tiempo agradable y el pretexto de comparar los precios de una lámpara de pie en varias tiendas para meterme en un agradable recorrido. Volví al bazar de la electricidad, al lado de Bastille, antes de visitar otra tienda muy cerca del Instituto del Mundo Arabe y de acabar en el BHV. Si la diferencia de precio se limita a un 5%, la diferencia de trato la compensa de sobra y la sonrisa del dependiente pelirrojo y sus consejos realmente acertados bien merecen un pequeño esfuerzo...

Este largo recorrido me dio la oportunidad de constatar que Notre Dame sigue atrayendo una cantidad increíble de visitantes. También había mucha gente en el BHV o en las calles del Marais y tuve la sensación que estas personas ya estaban con las compras de navidad.
París tierra de contrastes...

El domingo no pude resistir a la seducción del Gato con Botas y fui a ver la película en la gran sala del "Grand Rex", en donde proponen al principio de las sesiones, un espectáculo deliciosamente pasado de moda de fuentes, luces y música.

Y ahora toca enfrentar otra semana de demasiado trabajo :-(