El tiempo de este mes de Julio resulta estupendo para los que siguen trabajando. Entre semana tenemos un cielo gris y lluvia casi todos los días, así que no molesta el hecho de no estar de vacaciones. Y el viernes por la noche el tiempo mejora e incluso regala varios momentos soleados el sábado o el domingo.
Y para los turistas también resultara interesante este tiempo que regala unos contrastes llamativos entre los grises parisinos y momentos más luminosos.

Yo guardé el paraguas el viernes sobre las 20. Y al caminar por la calle de la Roquette constaté que no quedaba ni una silla en las terrazas de cafés.
Al día siguiente conseguí hacer mi viaje en bici entre dos chaparrones. Pero por la tarde el tiempo mejoró y pude disfrutar de un agradable paseo al lado del canal Saint Martin.

Los "bobos" que frecuentan esta zona ya se marcharon de vacaciones y casi no había gente en la orilla del canal. Alrededor del quiosco de música del bulevar Jules Ferry, sólo había una treintena de personas escuchando al grupo de rock que interpretaba temas de los años 1970-1980.
Más arriba el espacio dedicado al skateboard quedaba casi abandonado y así es como pude encontrar este cartel con eslogan de otro mundo...

el pueblo...

Aproveché esta tranquilidad para visitar los restaurantes indios de la calle Louis Blanc y seguir rumbo al Sagrado Corazón en donde encontré una gran cantidad de turistas.

Hoy tocaba enseñar el 104 a un amigo. En una de las naves, una tela de CD ROMS tapizaba unos volúmenes evocando colinas y valles. En la otra un laberinto de cartón defendía el acceso a un espejo reflejando las nubes... ¡Qué cosas!

A unas cuadras, la instalación de París Playa en la zona de la Villette ya estaba lista y había un montón de gente paseando al lado de la dársena.
Al lado de la rotonda de la Villette, debajo de los soportales que los sin domicilio utilizaban para abrigarse, instalaron un café bastante sencillo, y allí es donde pasé un agradable momento, contemplando el movimiento...

villette

Mañana vuelvo a trabajar y anuncian llovizna por la mañana.
A veces el mundo está bien hecho :-)))))