Acabo de instalarme en la butaca que se halla en mi balcón, totalmente tapada por las hojas de los árboles. Las gatas ronronean a mi lado y constato una vez más que mañana empieza otra semana y que no vi pasar la que se acaba...

Todo empezó hablando con los habitantes de mi barrio. Si la exposición de Martin Parr acerca de La Goutte d'Or fue todo un éxito, también existen otras maneras de mirar este barrio y el lunes por la noche fue cuando descubrí una más.
Se trata de la mirada de una lingüista que se interesó a los letreros de los comercios y apuntó varias asociaciones llamativas de palabras.
Así existe una tienda de "venta de todos productos y otros de todas clases".
Lo cierto es que este texto pica la imaginación. Y puesto a mirar los letreros, uno descubre que son muchos los que traspasan las fronteras del idioma e invitan a un viaje inmóvil.

El martes aproveché un anochecer agradable para cenar en una terraza del distrito 11. El miércoles probé un restaurante japonés del distrito 3. Ambos sitios estaban a tope de gente, lo cual demuestra que queda gente que se salva de la crisis...

Esta sensación fue confirmada cuando salí del metro en la zona de Les Halles, el sábado por la tarde. A pesar de las obras, había gente por todas partes, buscando gangas entre las rebajas.
Me anunciaron que el espejo que había pedido un mes atrás todavía estaba en España así que seguí caminando y constaté con tristeza que la vieja pastelería judía askenazí de la calle de los rosales había desaparecido y que en su lugar había una tienda de prendas bautizada "le temps des cerises". ¿Pero quién conoce todavía esta vieja canción y sus conexiones revolucionarias?

Total fui a visitar la brocante del día en donde un amigo mio encontró un crucifijo en una caja de "todo por 5 euros" y quiso salvar al Cristo...

crucifijo
Yo me conformé con mirar las cosas, buscando ideas mientras espero la hora de cambiar de piso.

Mañana empieza una semana corta y cambié mi abono de velib para alargar las sesiones de bici a 45 minutos. A ver si consigo meterme en algún recorrido interesante.