Jueves festivo, puente obligatorio... nada mejor para disfrutar de París a destiempo.

El jueves hice un gran paseo por la colina de Montmartre. Ya llegó la temporada turística y las mesas de los restaurantes invadieron la plaza de los pintores. Pero lo que más me molestó fue constatar que el pasaje M18 sigue cerrado al público porque el municipio de París y los copropietarios no llegaron a un compromiso.
A pie del Sagrado Corazón, ya no existe el salón de té cuyo chocolate era riquísimo y dentro de poco el local albergará una perfumería... ¡Todo cambia!

El viernes visité metódicamente varias tiendas de muebles del Faubourg Saint Antoine porque una amiga vacilaba entre varios modelos de mesa baja. Empezamos por la mañana y el recorrido se acabó en una repostería muy presentable...

Tras un sábado de idas y vueltas, esta mañana visité una pequeña plaza del distrito 20 cuyo encanto me llamó la atención. Constaté con cierto alivio que el edificio nuevo construido al lado de la cité de l'ermitage es bastante interesante y pone algo de alegría en la calle de Menilmontant.
Luego, tras varios rodeos, recorrí la avenida Gambetta en donde organizaban un "vide grenier", manifestación popular que permite a los vecinos enseñar los tres trastos que quieren vender mientras los paseantes buscan la ganga del siglo.
Si no compré nada, noté en varios detalles que esta zona es de buen vivir, con cierto nivel económico, muy diferente de lo que pude ver en el muy popular distrito 18.
Y para que el paseo sea completo, atravesé el cementerio del Père Lachaise cuyo vestido primaveral resulta casi alegre...

Entre esos paseos, devoré el libro que la periodista Florence Aubenas dedicó a su experiencia de busqueda de empleo en la región de Caen. Tras inventarse un pasado anódino, se presentó en la oficina del paro y su relato sobrio cuenta un cotidiano difícil y regala una mirada llena de humanidad hacia las personas encontradas.
Este librito me reconcilió con los reporteros y me alegra que haya conseguido éxito.

Mañana toca volver a un cotidiano relativamente suave...