Esta semana Marzo se nos regaló algunos días de frío soleado con los cielos azules que acompañan.
Recuperé la chaqueta de plumas que había guardado demasiado temprano, las botas forradas y aproveché este tiempo que tanto me gusta para pasear por la zona del puente nuevo.

Este puente no forma parte de los lugares que prefiero pero tras ver algunas fotos y detalles que no conocía, quise verlo en directo.
Busqué una escalera hacia la parte baja de la orilla del Sena y desde allí pude admirar una parte de la asombrosa colección de mascarones que adornan sus cornizas. Cuando los miras detenidamente, tienes la sensación que todas las caras son diferentes. Pero confieso que con 400 mascarones, me siento incapaz de averiguarlo con precisión. Sospecho que algunos no son los mascarones originales ya que pude ver por lo menos dos mascarones del Puente Nuevo expuestos en el Museo Carnavalet. Pero tampoco sería capaz de decir cuales son las copias...

Tras esa sesión de contemplación quise pasar por la pasarela de las Artes para sacar una foto del puente Nuevo y así es como descubrí un nuevo invento parisino.

En la barandilla de la pasarela noté una cantidad insólita de candados simplemente atados a la reja. El tema se aclaró cuando vi que algunos llevaban dos nombres y que otros incluso tenían forma de corazón.
En la ciudad más romántica del mundo (por lo menos eso dicen algunos) las declaraciones de amor eterno se convierten en candados abandonados en la pasarela de las artes...

Pero superé el despiste al constatar que la iglesia Saint Germain l'Auxerrois estaba abierta y entré un momento para echar un vistazo. Tampoco conocía el interior de este edificio cuya fachada siempre me llamó la atención y lo apunté en la larga lista de los lugares que tengo que visitar detenidamente... un día.

Un autobus de azar me acercó de mi colina preferida y acabé el recorrido casi congelada.

Desgraciadamente el ritmo laboral no me dio otra oportunidad de escaparme un rato y este fín de semana volvimos a los grises de siempre.

¡En cuanto salga el sol de nuevo, inventaré algo para escaparme!