Una de las cosas más impresionantes de París es la colección de iluminaciones navideñas. Por cierto no todos los sitios se benefician de estas decoraciones de fiesta y menos aún cuando ronda el fantasma de la crisis o cuando se contempla el tema de ahorrar energía. Pero este año noté por lo menos un invento bastante acertado y relativamente económico.

En la estación del Este instalaron unas iluminaciones muy bonitas en la fachada de la estación. Se trata de un programa que pilota proyectores asi como los colores y los dibujos que aparecen.
Azul profundo, verde campestre, rojo subido, malva suave, ocres calidos combinados con nubes, burbujas o motivos más psicodélicos...

Pasé casi media hora contemplando el espectáculo y sacando fotos.
Con la suerte que me acompaña, resulta que topé con el artista que había creado esta iluminación. Este hombre, muy majo y muy joven me regaló un montón de explicaciones técnicas entre las cuales dos me llamaron la atención: por el tipo de lámpara usado el proceso no gasta mucha energía y para su diseño y su instalación sólo se necesitaron dos días de trabajo.
Así que se confirmó una vez más que con poco presupuesto y algo de ingenio se consigue grandes cosas.

GDE2009.jpg

Mientras tanto los institutos de sondeo interrogan a los franceses y esos declaran que les hace falta 330€ para sentirse bien. No sé si la cifra se refiere a los individuos o a las familias y tampoco sé como llegan a esa cuenta. Lo que sí sé es que algunos programas de televisión invitan a escudriñar el presupuesto de las familias seleccionadas para reducir sus gastos e incluso ahorrar. Entre todos los casos que pude ver algunos provocaron mi admiración por todo lo que conseguían hacer con un presupuesto realmente ajustado. Pero la mayoría presentaba comportamientos compulsivos o inmaduros y la solución de sus problemas parecía evidente.
Quizás estos 330€ representen la parte de sueño que todo necesitamos.

Y mientras vamos con las estadísticas, también escuché que el presupuesto navideño de los europeos alcanza una media de 700€.
¡Por ser una media, la cifra me pareció muy alta!

Yo seguiré contemplando las iluminaciones: da mucho gusto y no cuesta nada.